•  |
  •  |
  • END

Políticos, representantes de organismos cívicos y personas particulares, continúan demostrando su solidaridad a la ex guerrillera y directivo del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Dora María Téllez, quien mantiene desde el pasado jueves una huelga de hambre en protesta contra la intención de los magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE, de cancelar la personalidad jurídica de este partido político.

El ex candidato presidencial y coordinador político del MRS, Edmundo Jarquín, y su esposa Claudia Chamorro, el directivo del organismo Incidencia Ciudadana por la Democracia, Incide, Danilo Aguirre, así como una docena de representantes de otros organismos cívicos, desfilaron la mañana de ayer frente a la improvisada tienda de campaña que Téllez instaló en los predios de la Catedral Metropolitana para realizar su ayuno.

Por otra parte, escrito de su puño y letra, el cantautor nicaragüense Carlos Mejía Godoy, envió a Téllez una carta de respaldo y solidaridad a la legendaria Comandante Dos, quien el 23 de agosto de 1978, junto a un comando sandinista, se tomó las instalaciones del Palacio Nacional, donde funcionaba el entonces Poder Legislativo, controlado por el dictador Anastasio Somoza Debayle.

Exigen respeto

Las representantes de las organizaciones leyeron un pronunciamiento en el que exigen al Presidente de la República, Daniel Ortega, y a su gobierno, respeto a la democracia y a las libertades ciudadanas, además de una solución a la grave crisis política, económica y social que vive el país.

“Esto solamente se puede lograr con el más estricto apego a la Constitución y las leyes, base fundamental de un Estado de Derecho y condición necesaria para la gobernabilidad democrática”, se lee en parte del pronunciamiento.

Coincidieron en que “el pacto entre el PLC y el FSLN, por el cual los caudillos de estos dos partidos políticos se han repartido el control y funcionamiento de los Poderes e Instituciones del Estado, constituye la principal fuente de corrupción e inestabilidad del sistema democrático”.

Además, consideran que la intención del CSE de cancelar la personalidad jurídica de varios partidos políticos es un ejemplo de esa corrupción.

También consideran que “la violación permanente a la Constitución y las Leyes, así como el cierre de espacios de participación ciudadana, es una tendencia manifiesta de las fuerzas pactistas, lo que deteriora no solamente el clima necesario para el desarrollo económico, sino que representa un grave riesgo para la estabilidad social y la paz”.

El directivo de Incide, Danilo Aguirre, apuntó que el gesto de Dora María Téllez es una especie de despertar de la sensibilidad nacional hacia el drama que está viviendo el país. “Creo que las organizaciones de la sociedad civil son las dueñas del poder soberano y no deben verse a como lo hacen muchos políticos, quienes preguntan qué hacen esos organismo, quién los ha puesto; habrá que recordarles que somos los que votamos y elegimos”, señaló.

Por su parte, Arsenio Vivas, Presidente de la Confederación Nacional de Maestros de Nicaragua, dijo que las organizaciones suscritas a este pronunciamiento decidieron “desplegar todos los esfuerzos necesarios para defender la democracia en el marco de un frente amplio, al que invitan a adherirse al resto de organismos cívicos y a la ciudadanía en general”.

Rechazan violaciones a la institucionalidad

En el pronunciamiento, los organismos rechazaron el cierre de los espacios cívicos y democráticos “manifestado en la descalificación y acoso a las organizaciones de la sociedad civil, en el despojo de la curul al diputado Alejandro Bolaños, en la intención arbitraria de cancelar la personalidad jurídica a cuatro partidos políticos, y en la postergación de las elecciones municipales en la Región Autónoma del Atlántico Norte.

Además advirtieron al Gobierno y demás Poderes del Estado, sobre la graves consecuencias que tiene para la paz y estabilidad del país el cierre arbitrario e ilegítimo de los espacios de participación democrática, en violación de los derechos civiles y políticos consagrados en la Constitución”.

“Es terrible que quienes luchamos contra la dictadura de Somoza y quienes murieron en la guerra de los años 80, no se imaginaron que situaciones como ésta se volvieran a repetir, como un testimonio para llamar la atención por la manera en que se están cerrando los espacios de libertad y democracia en Nicaragua”, expresó por su parte el ex candidato presidencial Edmundo Jarquín.