Edgard Barberena
  •  |
  •  |


Como un “grave error político” para la clase gobernante calificó el presidente del Centro de Iniciativas de Políticas Ambientales, CIPA, Cirilo Otero, el “hachazo” que el Consejo Supremo Electoral, CSE, le asestó a los partidos Conservador, PC y el Movimiento de Renovación Sandinista, MRS.

El presidente de CIPA dijo que la acción de los magistrados del CSE vino a sentar las bases para hacerle saber a los nicaragüenses “de que aquí solamente existe un solo partido político que se compone de siete letras PLCFSLN”.

“Solamente un partido político es el que está jugando, en el proceso electoral municipal, porque los dos piensan lo mismo y lo que hicieron es pasarle la cuenta a la democracia”, dijo el sociólogo.

El especialista expresó que no se aventuraría a decir que el “hachazo” a la democracia sea el inicio de la caída del régimen de Ortega, pero creo que la administración actual ha dado pasos muy equivocados en términos del aseguramiento democrático y la profundización de los derechos ciudadanos y políticos”.

También mencionó que la población está interpretando bien los pasos que está dando la administración Ortega y se están dando cuenta que “es totalmente incorrecta la actitud de los políticos”.

“Ellos creen que se sacaron la lotería con haber hecho eso,  anular la personalidad jurídica de dos partidos políticos, pero un grave error político que los van a marcar y a la ciudadanía nos está quitando el derecho a pensar diferente.

“Tengo la impresión sociológicamente que la población se va a ir incomodando, sin embargo creo que la parada la va a ir subiendo la gente en la medida que vayan tomando conciencia sobre lo que está pasando y en la medida que la policía reprima, pero esto no es de corto plazo”, dijo el presidente de CIPA.

Al ser consultado sobre la decisión de la comandante Dora María Téllez de continuar el ayuno, Otero indicó que su decisión “es un acto ejemplar, sigue siendo una mujer totalmente coherente”.

“Pensando humanamente me da la impresión que no vale a
la pena que se inmole frente a un país donde el nivel de conciencia política y social todavía es endeble, principalmente por la pobreza y frente a una sociedad política criminal y corrupta”, dijo el sociólogo y economista.