•  |
  •  |
  • END

El director gerente del Banco Mundial, José Daboub, expresó ayer que la libertad de expresión, la democracia, las reglas del juego claras y la promoción de instituciones fuertes que garanticen la seguridad jurídica y personal, son pasos previos y condiciones necesarias para combatir la pobreza con eficacia, a través de la generación de empleo.

Así se expresó ayer en Managua, tras preguntas de periodistas sobre la realidad nacional, aunque aclaró que sus referencias eran generales y que aplicaban a todos los países el mundo, al mismo tiempo que evitó pronunciarse en concreto sobre la situación política del país.

Daboub se reunió con distintos sectores de la sociedad civil, así como con representantes del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, la Cámara Nicaragüense Americana, Amcham, y –-por separado-- con el gabinete económico y el presidente Daniel Ortega.

“Es sumamente importante que exista libertad de expresión, que existan canales para que los ciudadanos puedan canalizar sus energías, que existan Estados que le den a los ciudadanos las garantías y la seguridad que necesitan, esos son factores importantes para el desarrollo”, dijo Daboub, un día después de que el presidente de la República, Daniel Ortega, hiciera fuertes críticas a los medios de comunicación que han cuestionado algunos aspectos de su gestión pública.


“La democracia es importante para el desarrollo”

“La democracia es algo muy importante para todos los países del mundo, y nosotros creemos que los ciudadanos que tienen la oportunidad de tomar la rienda de su destino en sus manos, con instituciones que hacen que las reglas del juego se respeten, es algo fundamental para el desarrollo de los países”, afirmó Daboub.

Daboub enfatizó que para obtener el desarrollo socioeconómico es necesario implementar políticas que le den al ciudadano seguridad y predictibilidad para tomar las mejores decisiones en su vida.

“Es importante que las instituciones funcionen, que existan reglas del juego claras; es importante que exista la transparencia en los países, en general, y yo tengo la fe de que los nicaragüenses pueden trabajar juntos en una visión conjunta de país, porque Nicaragua lo necesita, porque todavía hay mucha pobreza, y esto tiene que ser compartido por los líderes del país en el sector académico, político y empresarial”, señaló.


“Garantizar seguridad jurídica”

Daboub, acompañado del representante del BM en Nicaragua, Joseph Owen y de Laura Frigenti, y Gabriela Aguilar, funcionarios de la institución, resaltó que el Banco Mundial estará en Nicaragua siempre que “sea bienvenido”, para poner su grano de arena en la lucha contra la pobreza.

El funcionario, de origen salvadoreño, dijo observar mucho dinamismo entre los nicaragüenses, al mismo tiempo que resaltó la necesidad de que el Estado garantice la seguridad jurídica, personal y la debida predictibilidad institucional a cada uno de sus ciudadanos.