•  |
  •  |
  • END

Enrique Sáenz, diputado del MRS

“Nos hemos orillado a la ilegalidad”

¿Cuáles son las opciones legales que le quedan al MRS? Han introducido un recurso ante el Tribunal de Apelaciones de Managua. ¿Qué valor y significado le dan a ese recurso?
A pesar de la falta de credibilidad de las instituciones, nosotros resolvimos agotar la vía institucional hasta su límite. Hemos solicitado al TAM una suspensión y después tiene que pasarlo a la Corte Suprema de Justicia. Pero el documento en el que el Consejo fundamenta su decisión, cualquier persona sin ser abogado, se da cuenta de que es un mamotreto que contiene falsificaciones, mentiras, tergiversaciones, simplemente para intentar darle un manto de legalidad a lo que es una medida política; por eso, junto a esas acciones institucionales, estamos claros de que esto es un episodio en el proyecto dictatorial del orteguismo.


Hay varios partidos a los que la Corte les revivió su personería jurídica. ¿Ustedes apelan a un antecedente de este tipo?
Por eso estamos agostando la vía institucional, aunque sabemos que el origen de esto es de carácter político y obedece a la determinación del caudillo mayor y del caudillo menor. Un proyecto dictatorial como éste, debemos enfrentarlo como se enfrenta una dictadura, orillándonos a la ilegalidad. Y una dictadura institucional como ésta, tiene varias dimensiones de lucha: una dimensión es la lucha institucional, pero si nos expulsan a la ilegalidad, se equivocan que el MRS se va a extinguir por un expediente administrativo. Simplemente cambia el escenario y las modalidades de lucha. Si nos mandan a la ilegalidad, desde la ilegalidad vamos a luchar contra la dictadura.


Desde el punto de vista político, ¿esperan conformar una coalición que una a la sociedad nicaragüense?
Nosotros nos planteamos la lucha porque se restaure el derecho del MRS, y esto lo enmarcamos en la lucha por la democracia y contra la dictadura. Pero también esta lucha política está orientada a sensibilizar a la población sobre la necesidad de que defienda sus derechos, de que defienda su democracia, de que defienda no sólo sus derechos políticos, sino también sus otros derechos fundamentales: el derecho a la comida, el derecho al empleo, el derecho a una vida digna, el derecho a un futuro en paz --que lo ponen en peligro estos personajes--, y el derecho a un futuro que ofrezca oportunidades para todos. Nuestra lucha no sólo es por los derechos políticos, sino que es una lucha por que los nicaragüenses tengan derecho a una vida digna. En ese escenario, esta lucha no termina ni que nos dieran la personalidad jurídica, ya adquirió otra dimensión y va más allá del MRS, nuestra convocatoria es de carácter nacional. Creemos en la conformación de un Frente Democrático Nacional para la lucha en contra de la dictadura y por la defensa de estos derechos de la población.


Ante el proceso de ilegitimidad que adquiere este proceso electoral, hay quien piensa que se legitima el derecho a la rebelión, aunque los medios oficiales sostienen que esto es un llamado a la violencia. ¿Qué piensa de esto?
Hay ilegalidad y hay ilegitimidad. Esta dictadura en proceso de consolidación podrá hasta cierto momento reivindicar la legalidad, pero sin tener legitimidad porque si el ochenta por ciento de la población te adversa, y estás tergiversando las instituciones, caés en la ilegitimidad. Si nos arrojan a la ilegalidad probablemente vamos a adquirir otras legitimidades: a nivel internacional y a lo largo de la historia está reconocido el derecho a la rebelión como un derecho legítimo cuando los espacios democráticos se mutilan o se cercenan, en ese caso, los pueblos tienen el derecho legítimo a rebelarse contra la opresión. Ya ocurrió en Nicaragua.




Moisés Hassan, ex miembro de la Junta de Gobierno

“El diálogo debe ser entre los que estamos fuera de la zanganada”


Eduardo Marenco
¿Cuáles son las opciones legales y políticas que le quedan al MRS y al Partido Conservador frente a este escenario que abrió el Consejo Supremo Electoral?
En cuanto a la opción legal, creo que ellos ya tomaron una decisión, como fue apelar ante el TAM. Me parece una decisión correcta a sabiendas de que el Tribunal no va a hacer nada contrario a la voluntad de Alemán y de Daniel, pero al menos hay que ponerlos al descubierto, ponerlos en evidencia. Para que quede claro que también esos (los magistrados) están metidos en la jugada, y después no digan que la culpa es de ellos, que no llegaron hasta allí.


Hay un precedente de la Corte que revive la personalidad jurídica de varios partidos, aunque años después. Esto es un pretexto para recurrir, ¿no?
Sí. Recuerdo perfectamente. Supongo que alguna razón habrán tenido en ese momento, Daniel y Arnoldo, para revivir esos partidos, alguna razón habrán tenido y lo consideraron conveniente para sus fines.


Pero la sentencia demuestra que en materia de partidos el CSE no tiene la última palabra, de algún modo, ¿no?
La Corte Suprema devolvió la personería a algunos partidos la vez pasada, y parecería que sí, que tiene competencia en algunos aspectos de materia electoral, por lo menos de partidos. Pero en este caso no veo al Tribunal de Apelaciones dictando una sentencia contraria a lo que a través del CSE decretaron Ortega y Alemán.


¿Qué opciones políticas le quedan al MRS y al Partido Conservador?
La pregunta es qué opción política nos queda a todos los nicaragüenses, éste es un problema que nos atañe a todos. Yo, por ejemplo, me quedé sin opción para votar. Ahora me quedé en el aire. Como yo, estoy seguro de que hay un millón cien mil nicaragüenses.


Esto afecta la fibra íntima de los derechos políticos de miles de nicaragüenses…
Afecta mi derecho, me ofende, porque me quieren obligar, ofende mi dignidad, porque nadie tiene por qué obligarme a mí a votar por quien yo no quiero, ni nadie me puede obligar a abstenerme. Me están cercenando un derecho, me indigna, me respeto a mí mismo, me lo hieren, aunque no sea conservador ni MRS.

Enrique Sáenz sostenía que se podría conformar una coalición nacional frente esta situación…
Yo creo que sí, hay que conformar una coalición que se dedique a hacer cosas. Yo me imagino a 50,000 personas enfrente del despacho de Daniel Ortega en la Secretaría del FSLN. Me encantaría ver cómo le tiemblan las canillas. Me gustaría ver a 200 ó 300 mil personas en una plaza del país. Me encantaría ver a esa cantidad de personas desfilando por las calles de Managua. Me gustaría ver marchas gigantescas, acciones de desobediencia civil, en paros laborales.


Pero se observa cierta anomia social, cierta indiferencia.

Ha habido una gran indiferencia, pero para mí, con esta situación que vivimos actualmente, se presenta la oportunidad de enfrentar esa quietud, inmovilidad, ese yoquepierdismo de que si no trabajás no comés, pero para trabajar debe haber unas condiciones y las están afectando.


¿Cuál es el rol que debe jugar la comunidad cooperante en un escenario semejante? Vimos al viceministro de Relaciones Exteriores mandándolos a callar.

El viceministro de Relaciones Exteriores demostró que cualquier cargo podría corresponderle menos el de diplomático, ajeno parece, a su manera de ser y a su formación.

Si yo fuera un país donante yo diría: Yo no apoyaría a un gobierno que está violentando tan flagrantemente los derechos de los nicaragüenses, al que las leyes institucionales le valen un pito y que cada día quiere avanzar un poquito más en función de la dictadura que ya tienen instaurada desde hace años.


¿Están agotadas las vías del diálogo político?
Diálogos en los que se incluya a estos señores, para mí son diálogos absolutamente infructíferos, sólo son para perder tiempo, son diálogos para enredar, para desalentar y para ver a quiénes compran. El diálogo debe darse entre lo que estamos fuera de la zanganada, ese es el único diálogo.



Azalia Avilés, dirigente conservadora

“Eduardo debe sentirse acorralado”


Eduardo Marenco
¿Cuáles son las opciones legales que les quedan a ustedes los conservadores?
Hay que agotar la vía administrativa, obviamente, y vamos después a un recurso de amparo que ya está prácticamente listo. Internacionalmente estamos sometiendo carpetas con todas las pruebas pertinentes que presentamos ante el CSE y que hemos repartido ante la comunidad donante, ante las embajadas acreditadas en Nicaragua, entre los organismos como el FMI, el BM, la UE, las Naciones Unidas y los Derechos Humanos. Yo estuve en El Salvador, donde me reuní con el doctor Armando Calderón Sol, ex presidente de El Salvador y actual presidente honorario de UPLA. En ese momento estaba el ex presidente Vicente Fox allá.

Hay que hacer un conglomerado de partidos para poner un alto a todas las dictaduras que se nos avecinan, porque esto no sólo es un problema de Nicaragua, sino de América Latina, por lo que en ese sentido ya se está trabajando a nivel internacional, porque eso que nos está pasando a nosotros también se repite en otros países: quitarle la personería a un partido ya es el pan de cada día en otras dictaduras.


Enrique Sáenz proponía la conformación de una coalición nacional frente a esta situación que está viviendo el país. ¿Qué opina usted de eso?
No hay nada concreto todavía, hay propuestas. Se habla de una marcha esta semana.


¿Cuál es la repercusión de la decisión del CSE sobre la vida de los nicaragüenses ya que se nota algún grado de indiferencia?
Eso me preocupa. Y espero que el pueblo de Nicaragua atienda el llamado nuestro, atienda el llamado de todos los candidatos que aquí nos están quitando el derecho a elegir. Y entre los derechos está el votar, escoger a su candidato. A los candidatos les están quitando su derecho a ser elegido.


¿Cree usted que Eduardo Montealegre debería renunciar a su candidatura?
En su momento, yo sí le aconsejé que irse a meter al PLC era como ir a una trampa, nosotros escuchamos al PLC y nos fuimos. Él no tomó una decisión en su momento y no sé qué piensa hacer ahora. Creo que se siente un poco acorralado porque las 700 mil personas que en su momento votaron por Eduardo, me parece que votaron por otra opción, fuera del pacto y la corrupción.


Hay un sector conservador que está plegado a Montealegre. ¿Triunfó la máxima “Divide y Vencerás”?
Podrá un pequeño grupo apoyar a Eduardo a título personal, porque nosotros no tenemos ninguna alianza con el PLC, ni de hecho ni de derecho.