• |
  • |
  • END

Ante la inflación, los sueldos bajos, el alto costo de la vida y la dramática situación que viven los damnificados, la alianza MRS recomendó al gobierno a utilizar el subsidio venezolano para una reducción general en el precio de los combustibles, así como para incrementar el presupuesto de Salud y Educación, incluyendo un alza salarial del 40 por ciento para los maestros y trabajadores de la salud.

De igual forma, proponen asignar más presupuesto a la Empresa Nacional de Alimentos Básicos, Enabas, con el propósito de que pueda cumplir su papel de estabilizador de los granos básicos. Además que el gobierno apoye la renegociación de la deuda interna del país a fin de liberar recursos y que éstos sean utilizados en situaciones apremiantes en materia de salud y en las necesidades de los damnificados.

Inflación superior al diez por ciento

La Alianza MRS sostiene que por primera vez en muchos años la inflación ha vuelto a ser superior al diez por ciento, lo que constituye un desastre económico y un saqueo al ya raquítico bolsillo de los nicaragüenses, sobre todo de los más pobres, que ya no aguantan el alza de los frijoles, el arroz, el aceite, el gas, los combustibles, las tortillas, las verduras y vegetales.

Para el MRS, el gobierno no está haciendo nada, y en este momento “no hay mayor prioridades para contener el encarecimiento de la vida y reducir la inflación”.

Agregan que como consecuencia de la inflación, y según cifras del propio Banco Central, los salarios reales se han deteriorado, y después de 12 años de crecimiento algo lento pero sostenido del salario real, por primera vez ha empezado a decrecer. Entre 1994 y 2006, y pese a las políticas de ajuste que tanto daño inflingieron en los sectores sociales, el salario real de los que tenían empleo tuvo un incremento del 40 por ciento, en cambio, en los ocho primeros meses del actual gobierno el salario real de obreros y empleados se ha reducido casi un diez por ciento.

La ayuda venezolana

Sobre la ayuda venezolana, afirman que la tendencia del alza alcista está al alcance del actual gobierno, el que si realmente está preocupado por los pobres, más allá de los discursos y los rótulos, debería ocupar el subsidio que significa el financiamiento venezolano del petróleo, al dos por ciento de interés y a un plazo de 25 años, para amortiguar y hasta reducir el precio del diesel, lo que más incide en el incremento de los costos de producción y comercialización, por tanto, en el incremento de los precios de los productos básicos.

Al referirse a la urgencia en la atención de los damnificados, plantearon que varias semanas después del huracán “Félix”, de las torrenciales y prolongadas lluvias, el gobierno sigue sin presentar un plan creíble de ayuda y reconstrucción, mucho menos desplegar acciones de efectivo alivio de las más urgentes necesidades de esos hermanos y hermanas nicaragüenses.

Al respecto, demandan que el gobierno actúe con seriedad y responsabilidad, y con la mayor brevedad presente un plan efectivo que recoja el respaldo de las bancadas de la Asamblea Nacional y la comunidad internacional.