•  |
  •  |
  • END

Nadie conoce a ciencia cierta el origen del financiamiento que recibe el Consejo de Expertos Electorales de Latino América, Ceela. El 20 de mayo pasado llegó al país una nueva misión de observación electoral de este organismo y, según su presidente, Nicanor Moscoso Pezo, el Consejo Supremo Electoral, CSE, en representación del Estado de Nicaragua, asumiría los gastos de su estadía.

Sin embargo, al año pasado el Poder Electoral arrastraba un déficit financiero superior a los 40 millones de córdobas, desbalance que nunca superó. El CSE aún tiene deudas con muchos de sus proveedores, que datan desde las elecciones regionales de la Costa Caribe de marzo de 2006, pasando por los comicios generales de noviembre de ese mismo año.

Pero al margen de esta polémica, cabe preguntarse, ¿cuál es la verdadera misión del Ceela? El magistrado del CSE José Luis Villavicencio, aclaró esta situación el 20 de julio de 2007 ante los representantes de los partidos políticos miembros del Foro de Sao Paulo.

Trabajo fino
A juzgar por su explicación, básicamente el trabajo del Ceela consiste en adiestrar a los partidos de izquierda en técnicas de manejo de padrón electoral sin ser detectados, de manera que se puedan manipular “legalmente” los resultados de una elección.

Según la explicación técnica de Villavicencio, conociéndose perfectamente el padrón electoral, “se le puede quitar el uno por ciento o incluso el 0.5 por ciento de electores a cada mesa electoral, y si se traduce eso a 20 mil ó 30 mil mesas, se suma al porcentaje final global y nadie va a notar nunca que esa cantidad de electores se sacó del padrón”.

“Todo eso se puede manejar si se conoce muy bien la cantera de votantes para uno y otro partido político, y eso se puede hacer y nadie lo puede percibir o detectar desde el punto de vista técnico”, reiteró.

Un poco de historia
“Desde 2005, el Ceela ha logrado aglutinar a magistrados de izquierda de los tribunales electorales de América Latina. Por ejemplo, tenemos al compañero Wilfredo Penco, del Frente Amplio del Uruguay; en El Salvador contamos con el compañero Eugenio Chicas, del FMLN”, expresó Villavicencio.

Sin embargo, el magistrado sandinista destacó que “hay que vender la imagen de que (al Ceela) no se le estigmatice como un organismo de izquierda, porque si no, nos cierran las puertas y nos bloquea el adversario, así que hemos contratado a ex magistrados (electorales) de derecha, estamos utilizando las mismas armas de la derecha”.

En este sentido, dijo que el Ceela contrató a un ex magistrado de derecha del Tribunal Electoral del Ecuador, y “nadie va a dudar de que es un hombre con una trayectoria de derecha y tiene una misión que cumplir, porque si no, lo quitamos”.

El Ceela ha “reclutado” a ex magistrados de Bolivia, Panamá, Colombia, República Dominicana, Honduras y Guatemala, entre otras naciones. El ex vicepresidente de Venezuela, Jorge Rodríguez Gómez, fue miembro del Ceela en sus inicios, cuando fue presidente del tribunal electoral de ese país.

Llegaron tarde donde Umala
Villavicencio da cuenta de que en todo los países de América Latina “se puede jugar con el padrón electoral sin despertar sospechas”.

“Este juego electoral es un juego de mucha tecnificación y tenemos que aprender cómo (la derecha) maneja esa técnica para nosotros usarla en contra de ellos mismos, y eso es lo que hemos venido haciendo”, explicó.

En este aspecto, Villavicencio recordó la experiencia con el ex candidato presidencial de Perú, Ollanta Umala. “Nos metimos a trabajar con Umala y nos reuníamos desde las 11 de la noche hasta las 2:00 de la madrugada, pero nos dimos cuenta de que llegamos demasiado tarde en la asistencia que le podríamos haber dado”, expresó.

También influyeron en las elecciones de Bolivia, evitando que mediante la legislación electoral boliviana “eliminaran” del padrón electoral a los votantes del partido Movimiento Al Socialismo, MAS, de Evo Morales.

“La Ley Electoral de Bolivia establece que el voto es obligatorio, así que si una persona no vota en una elección, para la próxima elección lo sacan del padrón electoral. Al MAS le quitaron 500 mil votos por esa vía, y aún así obtuvo más del 50 por ciento, pero para eso tuvimos que llevar a técnicos en informática para manejar el padrón electoral”, explicó.

La experiencia de México
Villavicencio dijo que en las elecciones generales de México se realizó lo que conocen como “el cambiolín técnico”.

“Comenzaron a transmitirse al centro de cómputos nacional los resultados en los Estados donde (Felipe) Calderón era ganador; en los Estados donde el compañero del PT (Partido del Trabajo) no ganaba y ganaba el PRD (Partido de la Revolución Democrática) retrasaban la transmisión de los resultados; obviamente el DF, donde ganaba Manuel López Obrador (del PRD), la misión lo dejó por último”, señaló.