•  |
  •  |
  • END

Los diputados ante la Asamblea Nacional Carlos García y Maximino García no acogieron la iniciativa del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, y del Partido Conservador, PC, de impulsar un movimiento social opositor en las calles.

Miles de simpatizantes de ambos partidos políticos marcharon el viernes pasado, realizando así lo que denominaron “asambleas cívicas” para presionar al Gobierno a cambiar las políticas económicas y sociales y abrir espacios de participación ciudadana.

A juicio de García, lo ideal es “crear una oposición que no abandere a nadie”. “El problema es que algunos quieren agarrar cancha política. Si no hay ningún líder que quiera aprovecharse, en ese sentido sí apoyaríamos”, expresó García.

Los directores de orquesta
“El problema es que hay algunos que quieren ser directores de esa orquesta que se llama oposición y pasar por encima de los que están en la banda musical”, justificó García, diputado de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, que tiene cuatro legisladores en el Parlamento.

El jefe de la Bancada del Partido Liberal Nicaragüense, PLC, Maximino Rodríguez, evitó expresar la posición de este partido aduciendo que no se han reunido para abordar dicha temática.

“No sabemos el fondo, no sabemos qué quiere el Partido Conservadores y el MRS. Si quieren aprovechar la coyuntura o para asociarlo a una cuestión meramente política, no”, dijo Rodríguez.

Las “asambleas cívicas” se realizarán para sensibilizar a la población sobre la carestía de la vida y las actitudes “dictatoriales” del presidente Daniel Ortega, de modo que la población presione al gobierno.

PC siempre ha estado contra el pacto
Para la presidenta del Partido Conservador, Azalia Avilés, el Partido Conservador siempre ha estado en la oposición; “nos han quitado la personalidad jurídica, nos han dividido, nos han quitado diputados y ahora nos vuelven a quitar la personalidad jurídica. No hay razones para no hacer otra acción que no sea estar contra el pacto”, dijo.

Demandó de los diputados, mayor beligerancia en la Asamblea Nacional, “que sus acciones se correspondan con lo que la gente está demandando en las calles”, dijo Avilés ante la indiferencia de algunos parlamentarios que se conforman con ser colaboracionistas del gobierno para mantener su estatus político.