•  |
  •  |
  • END

Esta vez no hubo doble discurso: el presidente Daniel Ortega dejó sin efecto el Acuerdo Presidencial a través del cual otorga la Orden “José de Marcoleta” en el grado Gran Cruz al embajador saliente de Estados Unidos, Paul Trivelli, cuatro día después de que lo firmase y un día después de que aseguró públicamente, entre flores y muy efusivo, que “¡no condecoraría al embajador yanqui!”

El Acuerdo Presidencial 262-2008 anuló el 188-2008 y fue publicado en La Gaceta, diario oficial, el viernes 20 de junio. “Quiero aclarar algo, se dice que yo le voy a otorgar una orden al embajador yanqui, no le estoy otorgando ninguna Orden al embajador yanqui, quien ha representado una política injerencista, irrespetuosa, en contra del pueblo nicaragüense. ¡No hay orden del presidente para el embajador yanqui!”, dijo el mandatario el jueves 19.


No estaba enterado
Trivelli, por su parte, no se dio por enterado sobre la Orden y expresó que el gobierno de Nicaragua tiene el derecho de otorgar condecoraciones a quien estime conveniente. El Acuerdo 188-2008 establecía que
la Orden era otorgada “porque con su experiencia ha contribuido al inicio
de una nueva etapa en la relación que se está construyendo”.

El Acuerdo Presidencial 188-2008 también resaltaba las gestiones de Trivelli, entre ellas el apoyo de Estados Unidos después del paso del huracán “Félix”, la colaboración con la Policía Nacional y el Ejército de Nicaragua, la ejecución de la Cuenta Reto del Milenio y los programas de cooperación a través de la Usaid.


¿Se irá sin Orden?
Trivelli se irá del país a mediados de agosto. Robert Callahan, su sucesor, públicamente dijo que la retórica de Ortega “puede irritar y lesionar”, y por eso lo llamó a ser cauteloso en sus críticas.

La Orden que el gobierno iba a otorgar a Trivelli es una alta distinción que otorga el gobierno a nacionales y extranjeros por sus “extraordinarios méritos en el desarrollo de las relaciones internacionales o diplomáticas de Nicaragua, en beneficio de la paz y en defensa de la dignidad”.