Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

La Asamblea Nacional y el Parlamento Centroamericano, Parlacén, emitieron ayer por separado dos declaraciones de rechazo a la ley anti inmigrantes aprobada por el Parlamento Europeo el pasado 18 de junio.

Con 63 votos a favor, los legisladores nicaragüenses aprobaron la declaración propuesta por la diputada del Movimiento Renovador Sandinista, MRS. Mónica Baltodano Marcenaro, que rechaza la aplicación de las restricciones migratorias acordadas por la mayoría de los países miembros de la Unión Europea.

La declaración legislativa establece que “es contradictorio que en el marco de la globalización se promueva la libre circulación de mercancías y la apertura de los mercados, al mismo tiempo que se cierra la posibilidad a la libre circulación de las personas”.

Baltodano le recordó a los gobernantes europeos que en algún momento de la historia del mundo, los ciudadanos del llamado Viejo Continente, también se convirtieron en migrantes que por diversas causas, debieron llegar al “nuevo mundo”, particularmente a América Latina.

“Ellos (los europeos), en algún momento debieron huir de sus países, sea porque habían dictaduras o por problemas económicos. Hoy, los ciudadanos latinoamericanos, deben buscar el sustento de sus familias y eso los obliga a buscar empleo en otras partes del mundo, incluyendo Europa”, dijo.

Parlacén se pronuncia
De igual manera, los diputados ante el Parlamento Centroamericano, Parlacén, integrado por Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala, emitieron una declaración de rechazo a las medidas migratorias europeas que, entre otras cosas, incluye la detención de inmigrantes indocumentados por un período de hasta 18 meses y la posterior deportación a cualquier país del mundo que no necesariamente sea el de origen del migrante.

La declaración del Parlacén deja clara la voluntad de los diputados centroamericanos de “rechazar el procedimiento y normas comunes para el retorno de los nacionales de terceros países que se encuentran ilegalmente en su territorio (Directiva de Retorno), por parte del Parlamento Europeo, por constituir una medita que atenta contra los derechos humanos y laborales de los migrantes”.

El primer punto establece que se “rechaza enérgicamente la Directiva de Retorno aprobada el miércoles 18 de junio de 2008 por el Parlamento Europeo por constituir una medida criminalizadora, discriminatoria y xenofóbica”.

En el cuarto punto del documento, los diputados centroamericanos instan a los gobiernos de la región, el Caribe y América Latina “a conformar un frente común para adoptar medidas y decisiones conjuntas en defensa y solidaridad con los millones de connacionales migrantes que se encuentran en el continente europeo...”.

El jefe de la bancada del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, ante el Parlamento nicaragüense, Maximino Rodríguez, elogió la decisión del Poder Legislativo nicaragüense y la del Parlacén, instando a sus colegas del resto de países centroamericanos a emitir similares declaraciones de rechazo a la legislación europea.