Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Desmovilizados de la Resistencia Nicaragüense dieron un ultimátum ayer hasta el próximo ocho de agosto para que el gobierno empiece a resolver los problemas de propiedad y cumplir con los acuerdos de paz firmados desde 1990 con el gobierno de la ex presidenta Violeta Barrios de Chamorro y luego el 15 de septiembre de 2006 durante la campaña presidencial con el presidente Daniel Ortega.

“Ya no aguantamos más, la Comisión de Reconciliación no nos ha resuelto en nada, el comandante ‘Mack’ dice que en algunas cosas; al menos en Jinotega las acciones son nulas”, dijo Rafael Estrada, representante de los contras de Jinotega.

“Buena comunicación no es suficiente”

Pese a que las autoridades del PRN manifiestan tener buena comunicación con algunas instituciones estatales, Estrada señaló que no era suficiente, porque en la práctica no hay resultados positivos para la demanda de los desmovilizados.

Junto a Estrada, un grupo de representantes de Juigalpa, El Rama, Matagalpa y El Timal pidió a las autoridades del PRN mayor beligerancia en la Comisión, y que daría como plazo fijo los 60 días que la Contra le dio al gobierno para que empiece a beneficiar a los miembros de la ex Resistencia.

Por su parte José Benito Bravo, “Mack”, Vicepresidente del PRN, aseguró que no es posible romper con la Comisión porque es parte de los acuerdo de paz que se han firmado.

Sólo a aliados del FSLN
Pese a los señalamientos en contra de la Comisión de Reconciliación y Paz, tanto Estrada como representantes de los demás departamentos aseguraron que confiaban en la buena voluntad del cardenal Miguel Obando y Bravo, pero señalaron a Nelson Artola como el que estaba impidiendo el funcionamiento de la Comisión en su calidad de secretario ejecutivo.

“El problema es que el Cardenal no es la comisión, y ahí (Nelson) Artola está beneficiando sólo a su gente y no ha hecho nada para ayudarnos”, señaló Estrada.

Por su parte, Migdonio Salvador Herrera, candidato del PRN en Juigalpa, aseguró que el gobierno atiende sólo a los aliados, llamados convergentes, algunos de los cuales están con la diputada Elia María Galeano, comandante “Chaparra”, con quien el PRN mantiene distancia, según sus autoridades.