Edgard Barberena
  •  |
  •  |
  • END

La liberación de la ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt, por parte de un comando especial de las Fuerzas Armadas de esa nación suramericana, fue como una “raya”, pero no de “coca”, la que se apuntó el Ejército de Colombia, dijo ayer al alcalde de Managua, Dionisio Marenco.

Marenco, al responder interrogantes de EL NUEVO DIARIO, dijo que cuando vio la noticia este miércoles, “me pareció que era como una cosa arreglada, demasiado fino el operativo, pero dicen que fue una labor de penetración muy astuta, pero no tengo mayor información”.

“Realmente es un rayón que se apuntaron (las Fuerzas Armadas colombianas)”, dijo Marenco, quien aclaró que no se apuntaría a señalar que hay un debilitamiento en las FARC, porque “es una guerrilla muy fuerte, muy dura, muy organizada, y un golpe de esos se lo meten a cualquiera”.

Una oportunidad a la paz
El edil capitalino dijo que “ojalá que el país (Colombia) pueda encontrar un proceso de entendimiento; ojalá que a su vez puedan liberar a más de mil guerrilleros presos que también son seres humanos, y que el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, abra las puertas y salga todo el mundo, y le den una oportunidad a la paz, para que ese país, que es tan rico y lindo, pueda encontrar una solución armoniosa para su desarrollo”.

Mientras tanto, el diputado Agustín Jarquín, aliado del FSLN a través de la Convergencia Nacional, calificó de “sorpresivo, eficaz y milagroso el rescate y la liberación de Ingrid Betancourt junto a 14 compañeros de cautiverio, y dijo que es motivo de regocijo, por supuesto en Colombia y en Francia, por parte de sus familiares, amigos y conciudadanos, pero también en Nicaragua, en Latinoamérica y en el mundo entero, por parte de los amantes de la democracia, los derechos humanos y la paz”.

Dice que las FARC deben proceder a garantizar sin reservas la integridad del resto de secuestrados que continúan bajo su poder, y proceder a liberarlos, tal como lo han expresado diversos líderes latinoamericanos y mundiales --incluso el Presidente de Venezuela--, y disponerse a dar pasos serios para negociaciones que culminen en un breve plazo con la paz y estabilidad de ese hermano país.