•  |
  •  |
  • END

La ex guerrillera y diputada del partido Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Mónica Baltodano, expresó que la conmemoración del Repliegue Táctico de aquel 27 de junio de 1979 deber ser una reflexión sobre el costo en vidas, heridos, huérfanos, y en destrucción de la infraestructura que sufrió Nicaragua, por la lucha contra una dictadura.

“Que Nicaragua no debe volver a vivir una guerra así, y que por eso debemos de hacer todo para que no se reedite la dictadura en Nicaragua. Que hay que tomar todas las acciones cívicas, movilizativas y pacíficas para impedir que se consolide el rumbo que lleva el régimen actual”, destacó a manera de reflexión.

Baltodano aprovechó para señalar que “el Repliegue ocurrió el 27 de junio, y el cinco de julio ya estábamos con parte importante de las fuerzas replegadas tomando la ciudad de Jinotepe, (por tanto) no entiendo por qué el gobierno cambió ahora la fecha”, en alusión a que éste conmemorará hoy dicha fecha.

“Nosotros como Movimiento por el Rescate del Sandinismo y el partido MRS, hemos comenzado a hacer celebraciones alternativas a las oficiales, sobre todo porque las oficiales se dedican mas al electorerismo que a recordar la gesta en sí”, agregó al respecto.

Por tanto, adelantó que han comenzado a organizar una celebración alternativa del 19 de julio. “En años anteriores lo celebramos en Masaya, este 19 de julio lo conmemoraremos con un concierto musical en León a las nueve de la mañana”.

“Se ha instalado un régimen chachagua, como ya existió una vez en Nicaragua, un régimen que utiliza los símbolos sandinistas, la historia, montándose sobre la honrosa historia de lucha, para consolidar el control del poder económico y jurídico y político”, apuntó Baltodano.

Hace 29 años...

“El Repliegue de 1979 fue una operación estratégica que perseguía preservar las fuerzas que habíamos combatido durante 17 días en los barrios orientales de Managua”, recuerda esta ex guerrillera.

“Las fuerzas organizadas de Managua fortalecieron Masaya, y fueron vitales para la toma de Jinotepe, Granada, y los Pueblos Blancos. La operación del Repliegue mostró el empuje de las fuerzas que combatíamos a la dictadura”, asegura.

Unos 250 combatientes, cientos de milicianos y miles de ciudadanos civiles se fueron con nosotros, demostrando que la lucha fue de todo un pueblo, y que la causa de la liberación había prendido definitivamente en todos los sectores sociales”, enfatizó.