•  |
  •  |
  • END

El vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo, espera que el rescate de la ex candidata presidencial, la franco-colombiana Ingrid Betancourt y los otros 14 rehenes que tenía la FARC “pueda conducir a un proceso de diálogo o negociación que conduzca a la paz a Colombia”.

El vicemandatario, quien en 1996 estuvo secuestrado en México por delincuentes que llevaban a cabo los “Secuestro Express”, al hablar con EL NUEVO DIARIO dijo que todo secuestro, sea ideológico, político o delincuencial “es un crimen atroz “y el rescate de Ingrid Betancourt ahora recibe el aplauso universal.

Morales Carazo dice tener la impresión de que la FARC está bastante golpeada con la muerte de su principal líder “Tiro Fijo”, y con este rescate le asestaron a la guerrilla un fuerte golpe, “pero soy de la opinión, sin alentar situaciones que impiden que se sienten a conversar, creo que se le debe dar cierto estatus de beligerancia para poder llegar a acuerdos que sean vinculantes y definitivos. Ese trago amargo es difícil”, dijo.

Conoció a madre de Betancourt

Estimó que en Colombia no se debe olvidar la liberación de varios miles de personas que están secuestradas por las fuerzas guerrilleras al tiempo que recordó el caso de una persona (nicaragüense) que trabajó con Morales Carazo y del que omitió su nombre debido a que éste tiene familiares que trabajan en Colombia.

Morales Carazo recordó que en la toma de posesión de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, conoció a la madre de Ingrid Betancourt, Yolanda Pulecio que se la presentó junto a la senadora Piedad Córdoba el embajador de Nicaragua en Perú, Tomás Borge.

Un colaborador del ahora Vicepresidente de la nación fue secuestrado por la guerrilla colombiana en 1997. Estuvo secuestrado por un año por las fuerzas del Ejército de Liberación Nacional, ELN, un grupo guerrillero que liderada el cura Manuel Pérez, quien murió en 1997.

“Este amigo mío fue secuestrado en la ciudad de Cucutá. Era director de una empresa trasnacional de carbón que también tenía minas en un sector de Venezuela y tuvo que pagar con todos sus ahorros y cooperación de la empresa a la que laboraba la cantidad de 200 mil dólares para que lo liberaran”, dijo Morales Carazo.

Estimó que este tipo de guerrillas -–como las FARC-- no sólo secuestran por asuntos de orden político, “sino que secuestran por razones de orden económico, lo que todavía es más vergonzoso”.

Experiencia personal

Morales Carazo narró a END la experiencia que tuvo en México en noviembre de 1997, “donde fui secuestrado en uno de los primeros secuestros Express”. Recuerda que fueron siete personas que lo mantuvieron secuestrados por unas ocho horas “pero uno nunca sabe si va a salir vivo o muerto, lo que fue una experiencia desagradable que un día las contaré con mayores detalles”.

Otra experiencia del vicemandatario fue el de haber sido uno de los principales negociadores del primer gran secuestro que se llevó a cabo en Honduras en 1980 del principal banquero de ese país, el doctor Paul Vinelli, presidente del Banco Atlántida, quien pasó secuestrado casi cuatro meses.

“Recuerdo que los delincuentes que los plagiaron inicialmente pidieron 20 millones de dólares, yo ofrecí 200 mil dólares y al final se llegó a negociar por el orden de los 2 millones de dólares, y ahí se acuñó uno de los principios de negociación como “ante un absurdo, un absurdo mayor”. Ese caso en el que medió Morales Carazo es una materia en el Instituto Panamericano Empresarial de la Universidad Hispanoamericana de México, asociada con las universidad de Harvard y la de Navarra, de España.