•  |
  •  |
  • END

El presidente de la República, Daniel Ortega, durante la celebración del 29 aniversario del Repliegue, dijo que los acusados por el caso de los Certificados Negociables de Inversión, Cenis, deben ir a la cárcel, pero a la vez alabó las negociaciones que hizo su gobierno con bancos privados, legitimando tal emisión de títulos valores.

Ortega ridiculizó el llamado reto del candidato a alcalde por el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Eduardo Montealegre, en el que éste solicita una investigación a fondo y que de ser encontrado culpable iría a la cárcel un mes por cada millón de dólares robado.

“Imagínense, quiere, ese fulano de tal, que si lo encontramos culpable, él va a ir a la cárcel sólo un mes por cada millón, ¡qué bonito!, desde cuándo, porque si encuentran a un robagallina va por los menos un año”, dijo Ortega en alusión a Montealegre.

Ortega reconoce deudas
Por otro lado, afirmó que el Estado dispondrá de mucho más dinero para inversión gracias a la renegociación de los Cenis con el Bancentro y el Banpro. En la negociación, según Ortega, se bajaron los intereses del 8.3 al cinco por ciento, y se extendió el plazo de pago de 2013 a 2027.

Con este arreglo, el Estado reconocería la deuda por la emisión de títulos valores para el respaldo en la quiebra de los bancos, en contraposición a la resolución de la Contraloría General de la República, que considera ilegal la emisión de los Cenis.

Dicha negociación, según Ortega, es un gran logro que desenmascara a la derecha, que le había señalado que no tocara las entidades bancarias porque pondría en peligro el sistema financiero.

Ofrece a paramilitares
El presidente Ortega, frente a unos cinco mil simpatizantes en el Mercado “Roberto Huembes”, antes de salir a la caminata hacia Masaya, advirtió a sus opositores, en alusión al Movimiento Renovador Sandinista, que respeten las instituciones y las leyes, porque de lo contrario se encontrarían con su gente.

“Que respeten, porque si no encontrarán la insurrección del pueblo”, dijo Ortega ante unos cinco mil simpatizantes que portaban camisetas alusivas al Repliegue, pero con las siglas de la Dirección General de Ingresos, DGI, y del Instituto Nacional Tecnológico, Inatec, dos instituciones estatales, y que se movilizaban en buses de Cancillería y del Magfor.