•  |
  •  |
  • END

Sobre las amenazas vertidas por el presidente Daniel Ortega el pasado sábado, el directivo de la Coordinadora Nacional de Transporte, CNT, Andrés Lara, expresó que así como el mandatario, parafraseando al poeta Rubén Darío, ofrece en una mano el olivo de la paz y en la otra el acero de la guerra, el pueblo también le está dando la oportunidad de enderezar su gobierno.

Las amenazas lanzadas por Ortega a los nicaragüenses que critican su gobierno contrastan con el discurso del pasado tres de julio en la Casa de los Pueblos ante jóvenes de los Consejos del Poder Ciudadano, CPC, donde expresó que “para el pueblo de Colombia no hay otro camino que el diálogo para lograr la paz”, mientras, en su país, le receta el “acero de la guerra” a quienes difieren de su administración y solicitan un diálogo nacional.

Según el dirigente del CNT, el pueblo le está dando oportunidad de gobernar con humildad e inteligencia, y no con soberbia, recordando al mandatario que la gente se cansa, se hastía de tanta irresponsabilidad, de un manejo inadecuado de la economía nacional, de exabruptos y groserías contra diferentes sectores de la sociedad, dirigidas incluso a los cooperantes.

“El presidente Ortega debe entender que el pueblo tiene en sus manos, mediante la vía cívica, la decisión de retirarlo y que no vuelva gobernar más este país”, hizo ver.


No está a la altura
de las exigencias
Por su parte, el directivo de la Coordinadora Civil, Guillermo Pérez Leiva, apuntó que con sus declaraciones, el presidente Ortega está demostrando que no está a la altura de lo que su pueblo está demandando.

Mientras en la actualidad los países se preparan para enfrentar las consecuencias de un cambio climático y de una continua alza en el precio del petróleo, y aúnan y articulan sus esfuerzos para producir comida, nuestro presidente nos declara la guerra, enfatizó.

De acuerdo con Pérez Leiva, el mandatario en vez de tomar ese tipo de actitud ante la sociedad civil, debería atender los problemas que aquejan a la Costa Caribe: el alza en el costo de la canasta básica –-que ya está en ocho mil córdobas--, así como encontrar una salida a la discusión del salario mínimo.


El pueblo no quiere violencia
En tanto, Irving Larios, Presidente de la Federación de los Organismos No Gubernamentales, FONG, señaló que a la escalada en los discursos del presidente Ortega, la respuesta de esos organismos es más tolerancia y mayor demanda a un diálogo nacional, puesto que eso es lo que requiere el país.

Advirtió que para el pueblo es fácil dar un paso hacia la violencia y la confrontación, pero ni la gente ni el país quieren ni necesita tomar esa decisión, precisando que sí se requiere de un entendimiento y de concertación, a como se refleja a diario en el sentir de la nación.