• |
  • |
  • END

La comisión del cardenal Obando se ha presentado en dos ocasiones a hablar de los logros que ésta ha obtenido. ¿Por qué el PRN insiste en que no hay cumplimiento?
Lo único que nosotros le aplaudimos a la Comisión de Paz es la gestión que ha hecho para el aumento en las pensiones de los lisiados de guerra, madres de caídos, viudas y huérfanos, a quienes se las han aumentado hasta en un ciento por ciento. Esto ha beneficiado a todos los desmovilizados de guerra.

Nosotros seguimos teniendo problemas de propiedad. Hasta hoy el gobierno nos ha entregado constancias, ahora con el nombre de cartas de compromiso, pero en esos documentos no se explican linderos, ni de cuánto es el área que van a dar a cada desmovilizado, simplemente dice que van a ser beneficiados en la finca tal.


¿Papelitos nada más?
Sí, papelitos nada más, firmados y con un código de seguridad, los mismos que se han dado en todos los gobiernos anteriores; eso no les sirve a los desmovilizados para ser sujetos de crédito o para decir que somos los dueños de esas propiedades. Es más, en el mismo documento dice que esa propiedad no se puede enajenar o vender, no se puede hacer nada. Hemos sido cuidadores nada más. Tenemos 18 años de estar en esta misma situación. En El Timal es cierto que hemos obtenido un área de cinco manzanas por cada uno de los miembros de la Resistencia que están ahí y han alcanzado a organizarse.

Sin embargo, nos hemos encontrado con un pegón, y es que no nos quisieron reconocer a las madres de caídos ni lisiados porque no tenían carné de desmovilizados, aunque en la práctica son más válidas esas heridas, porque son para toda la vida.

Sin embargo, como Resistencia fuimos tolerantes porque hemos sido promotores de la Comisión de Paz y Reconciliación en este país.


¿Cuál es el problema de fondo en El Timal?
El Timal es una bomba de tiempo. Ahí se concentra la esencia de un problema que hemos heredado y que constituye hoy uno de los principales del país. Los desmovilizados de la Resistencia han sido estafados, han asesinado a varios de nuestros hombres, ha habido violaciones a menores de edad y la justicia no ha castigado a los culpables.

En la última semana ha habido vejámenes continuos contra los primeros desmovilizados que llegaron a El Timal, cuyo representante era el comandante “Veinte Leguas”, aunque este hombre, en cierto momento hizo cosas indebidas, estafó a personas pobres. Han pasado nueve años de sufrimiento en El Timal y hoy siguen sufriendo. Casualmente anoche (el jueves) un grupo de pandilleros de la comarca El Brasil, junto a unos arroceros que dicen ser arrendatarios de tierras, destruyó champas y expulsó a varios desmovilizados que estaban armados solamente de machetes. Y no es que no sepan defenderse, sino que han sido tolerantes, en espera de una solución. Han subestimado la valentía que tienen los miembros de la Resistencia Nicaragüense.

Un señor de nombre Juan Ramón Castillo, fuertemente armado, se moviliza por esas tierras y desarma a los desmovilizados tanto de la Resistencia como del Ejército que están armados de machetes viejos.

Como resultado de estos ataques hay personas heridas en el hospital; hemos denunciado estos hechos ante la Policía, instituciones que defienden los derechos humanos y otras instancias, pero no nos escuchan.


¿Qué dice la Comisión de Paz de estos hechos?
Llamé al asesor de Nelson Artola, Alberto Jarquín, y fríamente me dijo que no nos metiéramos en ese caso como Comisión. Y, ¿cómo no me voy a meter yo, como miembro de la Comisión, si para eso estoy ahí? Esas respuestas son muy negativas.

Hemos llamado a la Intendenta de la Propiedad; a Nelson Artola no lo llamamos porque no da su celular y en su oficina nunca está, y para hablar con el Cardenal solamente tenemos un teléfono, que es de un enlace, el señor Rigoberto Rayo, quien ha jugado un papel muy beligerante.

Y esto no solamente es en El Timal, en otros lugares también ocurren situaciones similares. No es cierto tampoco que nos han entregado gran cantidad de tierras en los últimos meses, esas propiedades están ocupadas desde hace 17 años. A “Kalimán” no le han entregado una sola manzana de tierra.

Nos preocupa que están anulando muchos títulos de propiedad otorgados por gobiernos anteriores bajo el pretexto de que no son legales, aun cuando tienen los mismos números de seguridad de los documentos anteriores, solamente cambia el escudo nacional por el que ahora ocupa el gobierno.

Sería irresponsable que yo, como presidente y representante legal del Partido Resistencia Nicaragüense, me quedara callado, es mi obligación denunciar estas situaciones; el lamento por la inseguridad en la propiedad es cada día mayor entre los desmovilizados de guerra.


Algunos desmovilizados han señalado a Francisco López, el Presidente de Petronic, como uno de los dueños de tierras en disputa. ¿Qué conoce usted de eso?
Hay personas que portan documentos de arriendo de tierras firmados por don Francisco López; que sea o no la firma de él, yo no la conozco porque no tengo ninguna relación con ese señor, pero eso es lo que los arroceros argumentan. A veces los mismos arroceros advierten a los desmovilizados cuando les dicen: “¿Saben con quién se están enfrentando?, nada menos que con el Tesorero del Frente Sandinista”.

Pero yo no he tenido ningún documento de esos en mis manos para poder sostenerlo.

Hemos sido claros con la Intendencia de la Propiedad cuando le decimos que si existe un título de propiedad a favor de alguien que no sea desmovilizado, yo me comprometo a persuadir a los compañeros para que abandonen el lugar y respeten esa propiedad.


¿Cuántos desmovilizados existen en El Timal?
Hay varias agrupaciones, pero la que está en peores condiciones es un grupo de 160 hombres y mujeres. Están Villa Japón, que está en el aire, la Cooperativa 380, la cooperativa “Aureliano”, Cenor y más de 600 desmovilizados a la espera de una respuesta de la Intendencia de la Propiedad; hay más de 400 desmovilizados en una organización llamada Unión de Trabajadores de la Resistencia Nicaragüense que ni siquiera tienen ubicación en esas tierras. Estos grupos han sido muy pacientes, pero estamos llegando a un punto que ya no se aguanta; a estas alturas no hemos podido conseguir una sola libra de semilla en todo el país para sembrar.


¿Cuál es la agenda de la reunión que ustedes han solicitado abordar con el gobierno el 29 de julio?
Vamos a reunirnos con el grupo interinstitucional del gobierno, con funcionarios que tengan que ver con el asunto de la propiedad, funcionarios del INSS, de Educación, Procuraduría General de la República, Salud. Vamos a analizar los compromisos suscritos en el año 90.

Nosotros no estamos poniendo las manos para que nos regalen, nuestra gente quiere trabajar, por eso le digo al presidente Ortega que aprovechemos la oportunidad para levantar este país, y esto solamente se puede hacer con los campesinos.


Usted habla de no cumplimiento de los acuerdos del 15 de septiembre de 2006. ¿Cuáles son esos acuerdos que no se han cumplido, porque ustedes dijeron en esa ocasión que solamente era un protocolo para evitar la guerra?
Lo central en el acuerdo del 15 de septiembre de 2006 consistía en que si ganaba el Frente Sandinista los contras no nos íbamos a levantar en armas, y que ellos garantizarían la integridad física de los desmovilizados, pero también se consignó retomar los acuerdos de 1990 para comenzar a darles cumplimiento.


El gobierno habla de que su prioridad son los pobres del mundo. ¿Los desmovilizados de guerra no entran en esa categoría?
No hemos entrado a esa categoría, ni siquiera hemos sido favorecidos con una libra de semilla para sembrar. Hacemos gestiones y nos mandan a los CPC. ¿Qué tengo que ir a hacer a los CPC, si para eso existe una Comisión de Paz?
¿Cómo es la situación de los desmovilizados en la profundidad del territorio?
Tuvimos un muerto en El Rama, nunca se supo quién lo mató. Su situación es similar a la de El Timal. Hay muchas inconformidades en Jinotega, por ejemplo. De esas zonas ha salido la exigencia al directorio nacional del PRN para que ponga un ultimátum al gobierno para el ocho de agosto para que comience a cumplir con los acuerdos, de lo contrario, nos han dicho que nos retiremos de la Comisión de Paz. La gente está cansada. A veces me pongo a pensar que quizás el gobierno se esté preparando para dar un golpe de imagen en ocasión de las elecciones y comenzarnos a resolver los problemas, por eso tengo esperanzas en la reunión del martes 29, donde vamos a analizar como prioridad, los títulos de propiedad, que nos den fechas precisas para comenzar ese proceso, pero firmemos una ayuda-memoria y que lo haga el Cardenal.

El tema de la seguridad social, el asunto de la semilla, el crédito, el plan techo... Con el tema de la salud hemos caminado bastante bien, hay que reconocerlo, y medianamente con el de educación. Y otros casos, como una permuta que reclama el comandante “Johnson”; si le resolvieron a un gringo recientemente, por qué no lo pueden hacer con un nicaragüense.


Usted es funcionario del gobierno, ¿estas críticas no cree que le puedan costar su puesto en Gobernación?
Lo he hablado fríamente con mi esposa. La verdad es que si me metí a redentor, tengo que morir crucificado. No creo que el Presidente sea alguien tan brusco, al contrario, cuando lea esta entrevista estoy seguro de que va poner cartas en el asunto.

Pero si al final me van sacar del gobierno, pues que me saquen; yo no tengo compromisos que me aten al Frente Sandinista. Yo tengo un compromiso con los desmovilizados; si fui capaz de dirigirlos en la guerra, por qué no voy a poder hacerlo en tiempos de paz, a eso estoy apostando. Si me van quitar el trabajo por eso, pues que se haga la voluntad de Dios.


Sus adversarios los han señalado de ser captadores de votos del FSLN para afectar al PLC. ¿Qué dice usted de eso?
La historia de Nicaragua es conocida por todos. Cuando estuvimos como aliados del PLC, éramos los paladines de la libertad, sus héroes. Cuando en las elecciones del año 2004 decidimos ir solos y sacamos 37 concejales y un alcalde, nos dijeron barbaridades, que estábamos dividiendo el voto, nos acusaron de ser sandinistas, entre otras cosas.

Cuando nos fuimos en alianza con Eduardo Montealegre, lo mismo nos dijo el PLC. Ahora que vamos solos de nuevo porque no nos dieron tiempo de hacer alianzas, nos vuelven a decir lo mismo. Si fuéramos satélites del FSLN tuviéramos resueltos nuestros problemas y no estuviéramos en esta situación.


Los acuerdos del 9 de mayo de 1990
A la vuelta de 18 años aún quedan algunas heridas no sanadas. Julio César Blandón, “Kalimán Segovia”, cree en la voluntad del presidente Ortega, pero no en la de sus cuadros intermedios, algunos retirados del Ejército que no fácilmente tendrán voluntad de cumplir.

“Por ejemplo, entre esos cuadros hay retirados del Ejército como el ex mayor Bolívar Carrillo, él se golpeó con nosotros, por lo tanto no creo que tenga tanto corazón para con la Resistencia; otro caso es el de Alejandro Gómez, que a pesar de que se enfrentó a nosotros, tiene buenas relaciones con los desmovilizados y, de parte de nosotros hay muchos que si los tragamos no los mascamos, y así... Eso es natural en un período de posguerra. Eso lo entendemos. Algunos puntos de los acuerdos de 1990.

Integración de los representantes de la Resistencia Nicaragüense en los distintos ministerios que tengan que ver con los desmovilizados.

Devolución de propiedades confiscadas e intervenidas por el gobierno sandinista.

Rehabilitación y readaptación social de los afectados por la guerra y pensiones a viudas, lisiados y huérfanos.

Entrega de títulos con dominio, financiamiento, viviendas, salud y educación.

La personalidad jurídica de la agrupación que integre a la Resistencia Nicaragüense.

Apoyo integral de todas las instituciones del Estado para la reinserción de los desmovilizados de la Resistencia a la vida ciudadana.