•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Dante Caputo con Enrique Quiñónez / ÓSCAR SÁNCHEZ / END

El jefe de la misión de observadores de la OEA en Nicaragua, Dante Caputo, dijo hoy en Managua que "denunciará la irregularidad o saludará la transparencia" de los comicios del 6 de noviembre próximo, en los que el presidente Daniel Ortega busca su reelección en medio de críticas de la oposición.

"Si vemos irregularidades, estaremos allí para denunciarlas, pero si no las vemos, también estaremos allí para decirlo, que el proceso ha sido transparente", afirmó hoy Caputo, enviado especial de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Caputo inició ayer en Managua su labor de observación reuniéndose con los candidatos presidenciales opositores Fabio Gadea, de la Alianza Partido Liberal Independiente (PLI), segundo en la intención de voto; Arnoldo Alemán, del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), tercero en la preferencias, y Róger Guevara, de Alianza por la República (Apre), en el último lugar según las encuestas.

El excanciller argentino celebró hoy por la mañana una cita con el postulado por la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Enrique Quiñónez, cuarto favorito en la intención de voto según los sondeos.

Caputo explicó que la misión de la OEA va "armando una lista de preocupaciones" sobre la organización de los comicios en Nicaragua.

"Denunciaremos la irregularidad o saludaremos la transparencia", insistió en rueda de prensa.

La oposición nicaragüense denuncia como "inconstitucional" y un "golpe a la democracia" la candidatura a la reelección de Ortega.

En las próximas elecciones, Ortega aspira a continuar en el poder pese a que existe una norma constitucional que prohíbe la reelección inmediata, que sin embargo fue declarada inaplicable por magistrados oficialistas de la Corte Suprema de Justicia.

Caputo tiene previsto también reunirse hoy, por separado, con Ortega, que va de primero en las encuestas, y con los magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE).

Irregularidades del proceso
Los opositores en Nicaragua también han criticado una serie de "irregularidades" en la organización de los comicios, como la entrega selectiva de cédulas de identidad, imprescindibles para votar, a simpatizantes del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

En algunos municipios del norte del país grupos de ciudadanos han reclamado sus documentos oficiales y se han enfrentado a la Policía Nacional.

El más reciente incidente ocurrió el pasado miércoles, cuando un policía y dos civiles resultaron heridos durante una protesta en el municipio de San Juan de Río Coco, en la provincia de Madriz, fronterizo con Honduras.

Caputo declaró hoy su preocupación por esos hechos.

"Sé que ha habido actos de violencia", admitió, "y sobre eso nos preocupa mucho, estamos tratando de entender".

Agregó que ha escuchado a los distintos sectores sobre esos incidentes y expresó su "esperanza" de que las protestas no se agraven.

"En otras elecciones también hemos vivido momentos de tensión y después las cosas han salido razonablemente bien", recordó.

Caputo reiteró que a la OEA le hubiese gustado tener más tiempo para observar los comicios.

Destacó, sin embargo, que "es mejor estar con poco tiempo que sin tiempo y no estar".

En las elecciones del 6 de noviembre, unos 3,4 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir al presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano.