•  |
  •  |

El Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, se ha convertido en el “gran cedulador”, a nivel nacional pues, según el Tercer Informe Electoral emitido por el Instituto para el Desarrollo y la Democracia, Ipade, un 61% de una muestra de ciudadanos de 80 municipios, indicaron que sus cédulas les fueron entregadas en su casa de habitación por representantes del partido de gobierno.

El Ipade continúa monitoreando el quehacer electoral en los 153 municipios del país,  en 80 de los cuales detectó que a 713 personas se les había entregado su cédula de identidad en su domicilio; cuando se le preguntó quién se las había entregado, el  61.6% dijo que el FSLN; el 30.4% contestó que el Consejo Supremo Electoral, CSE; un 5.4% mencionó “otras” personas que se las habían entregado y el 2.6% no especificó quién o quiénes les llegó a dejar el documento de identificación ciudadana hasta su vivienda.

Sesgo demostrado
En su valoración, el director ejecutivo del Ipade, Mauricio Zúñiga, indica que esos datos revelan la existencia de un “sesgo a favor del partido de gobierno” en la entrega de las cédulas, pero también, “demuestra que el FSLN tiene una mejor estructura organizativa para administrar este proceso, que el mismo Consejo Supremo Electoral”.

Zúñiga calificó de “preocupante” esta manera de entrega de la cédula de identidad.  
Esos 80 municipios constituyen el 52% del total del país donde se está haciendo entrega de cédulas a domicilio, independientemente de quién, quiénes o qué organización partidaria está realizando esa labor.

Por otra parte, según el informe, a nivel nacional existe un universo de 102,756 documentos supletorios de votación que aún no se han entregado y unas 400,000 cédulas en proceso de entrega.

Ciudadanos insistentes
En el estudio, el Ipade también encontró que de los 153 municipios, en el 60% (91 municipios) “se conoció de casos de personas que han solicitado su cédula y que no la han recibido”.

“Se obtuvo información de 442 personas sobre el tiempo que tienen de esperar por su cédula, encontrándose que 275 personas (62%) tienen menos de un año, 42 ciudadanos (9.5%); entre uno y dos años; 104 personas (23.5%), entre dos y cinco años, y 21 personas (4.8%) tienen más de 5 años de estar esperando que les entreguen la cédula”, detalla el informe.

A esas 442 personas, el Ipade le consultó el número de veces que ha acudido a las autoridades electorales a pedir su documento de identidad, encontrándose que el 39% ha ido de una a dos veces; el 45% ha acudido de tres a cinco ocasiones; el 12% ha ido de seis a 10 veces, y el 5%, ha acudido 11 y más veces.

No solo para votar
Los porcentajes demuestran, según Zúñiga, que la gente sí está interesada en tener su cédula de identidad “para votar o para cualquier otro trámite personal”.

Pero además, el Ipade recopiló las excusas que han dado las autoridades electorales ante la petición de estos 442 ciudadanos.  Por ejemplo, en el 52.1% de los casos en que las personas han llegado a preguntar por su documento, las autoridades les han respondido que “no ha venido”, es decir el documento no está en el lugar.

En el 18% de los casos no les dan ninguna respuesta; al 17.4% les dicen que “están en fábrica”; al 3.3% le han dicho que “no hay material” y al 3.7% les han contestado que tienen problemas registrales; mientras que al 5%  les dicen que “no están sus datos”.