•  |
  •  |

El candidato presidencial de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, Enrique Quiñónez Tuckler, acusó a su correligionario y candidato a diputado nacional, Víctor Boitano Coleman, de tramar el secuestro de uno de los hijos del Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y de querer “comprar armas”, entre otras propuestas delictivas que solía hacer a los miembros de la alianza.

Quiñónez aseguró que Boitano es un personaje “mitómano”, “fantasioso” y que existen innumerables testigos de sus sugerencias delictivas, en las que mencionaba que tiene un familiar comisionado de la Policía Nacional, quien conoce los movimientos de los hijos de Ortega y bien les podía ayudar a secuestrar a uno de ellos.

Según Quiñónez, Boitano también hablaba de un “comando” de retirados del ejército que podía movilizar para crear “una situación de violencia” y pedía dinero para comprar granadas y cargamentos de armas de fuego, para usarlas en las concentraciones masivas de los otros partidos.

“Deja de estar pensando bobería y anda pegá papeletas”, fue una las contestaciones que, según Quiñónez, le dio ante esas propuestas.

Pidieron su renuncia como candidato
El candidato presidencial manifestó que las acciones de Boitano fueron sembrando duda en los miembros de la Alianza, hasta que consensuaron pedirle, a través de una carta formal, su renuncia a la candidatura a diputado nacional en la cuarta posición.

Sin embargo, el tiempo para inhibir candidatos ya se venció en el calendario electoral, pero el presidente y representante legal de la ALN, Alejandro Mejía Ferreti, explicó que si Boitano no renuncia por su voluntad, insistirán ante el Consejo Supremo Electoral, para anular su candidatura.

La candidata a vicepresidenta de ALN, Diana Urbina, recordó que el 3 de septiembre pasado, cuando se encontraban de gira en la ciudad de León, Boitano le propuso vengar la muerte de su padre y hermanos --asesinados en los años 80 por miembros del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN--, secuestrando a “una hija” del presidente Ortega.

Quiñónez también responsabilizó a Boitano de ser el autor de los disparos en las fiestas patronales de Managua, el 10 de agosto pasado, cuando resultaron dos personas heridas de bala.

Según Quiñónez, ese día Boitano escondió el arma que usó en la camioneta del jefe de campaña de ALN, Álvaro Somoza.

EL NUEVO DIARIO intentó contactar al candidato Boitano para conocer su reacción a dichas acusaciones, pero su celular el día de ayer estuvo siendo contestado por una mujer que explicaba que lo había olvidado en la casa y que no se encontraba.