•  |
  •  |

Los cuestionamientos al presidente y magistrado con cargo vencido del Consejo Supremo Electoral, CSE, Roberto Rivas Reyes, continuaron de parte de los actores de la sociedad civil, quienes insisten en que al Ejército Nacional no le compete reprimir manifestaciones, y que la Policía Nacional no debe evitar las protestas ciudadanas cuando demandan un derecho como es la cédula de identidad.

Rivas advirtió el martes pasado “que aquellos que intenten “desestabilizar” el proceso electoral, “para eso estarán las fuerzas del orden público” y señaló directamente al Ejército de Nicaragua, EN.

El teniente coronel en retiro, Irving Dávila, aseveró que el Ejército tiene que contribuir con el traslado de todos los medios materiales y recursos humanos para distribuir el material electoral; sin embargo, consideró que “otra cosa es que el señor Roberto Rivas amenace a la ciudadanía con usar la fuerza del Ejército para reprimirlos si le meten ruido”. Agregó que ni siquiera la Policía Nacional debería “reprimir” una protesta ciudadana.

Reclamos son por cédula
“El derecho de identificación ciudadana es lo que están reclamando los ciudadanos, no están alterando el orden público, están reclamando su derecho constitucional”, dijo Dávila agregando que Rivas es el que debería estar preso por negar ese derecho a los ciudadanos.

El también miembro de la Coordinadora Civil, CC, asintió que en todo caso, ante disturbios y desorden, son los miembros de la Policía Nacional a quienes les corresponde actuar.

Por su parte, la vocera de la Coordinadora Civil, Luisa Molina, dijo que Rivas debería ser el primero en hablar de fiesta cívica el día de las elecciones, y no adelantar un clima de conflicto y usar al Ejército como escudo ante esa posibilidad.