•  |
  •  |

La cultura política en América Latina hace de cada campaña electoral una guerra y, lamentablemente, la tendencia de los medios de comunicación en la región es contribuir a ello, analiza la Directora de la Asociación de Comunicadores Sociales “Calandria”, de Perú.

“Siento que hay un momento del periodismo en Latinoamérica que   requiere de una renovación (…) debería superar el identificarse más con los candidatos que con los problemas de la gente”, señala al respecto.

¿Qué obstáculos tienen los medios en América Latina a la hora de cubrir elecciones?
En América Latina se ha convertido en una guerra, los buenos y los malos (…) Siento que hay un momento del periodismo en Latinoamérica que requiere de una renovación. Es importante, por ejemplo, no darle tanta importancia a lo ideológico-político, sino a lo social. Si tú explicas bien qué tipo de país se puede buscar y cómo, la gente empieza a tomar un proceso de reflexión que lo lleva a tomar posición. Pero, lo que se está haciendo en Latinoamérica es dividir sin ningún criterio.

Pero está el medio como empresa, y el periodista que quiere hacer un trabajo equilibrado…

El periodismo tiene que tomar distancia frente a los partidos políticos que están en pugna y tomar su propia posición que puede ser ni en contra ni a favor, sino que tiene interrogantes, que ve que hay problemas sociales que nadie está tocando.

¿Ha observado la campaña en Nicaragua?

Sí, es impresionante,  los buenos y los malos. He visto que hay más canales de televisión referidos al Gobierno, entonces uno se da cuenta que la posición de este proceso está más colocada y manejada por uno de los lados. Además, encontré una cosa que casi me muero, viniendo del aeropuerto paso por un rotonda llena de niños… en todo el mundo eso está cuestionado ¿cómo pueden estar sacando a los niños y a los adolescentes a hacer propaganda?

¿Qué deberían hacer los medios no oficialistas frente al monopolio que tiene el Gobierno?
Hacer pensar a la gente. Hacerlos decir cuáles son los problemas principales del país y hacer un debate sobre eso (…) cuando el ciudadano está vacío de política no sabe qué es lo que se necesita hacer en el país.

¿Cómo debería reaccionar un medio cuando en campaña electoral surge una denuncia contra uno de los contendientes? ¿Hasta qué punto se parcializaría el medio?
Claro, te estarías parcializando, pero no por el personaje, sino por lo que hizo; entonces, tienes que ponerle más énfasis a lo que hizo. Creo que una de las debilidades del periodismo latinoamericano es que debería superar el identificarse más con los candidatos que con los problemas de la gente.

¿Qué lectura hace de los medios de comunicación y el proceso electoral en Nicaragua?

El principal problema en Nicaragua es que los medios se politizan tanto. Me parece impresionante, porque se supone que el periodista tiene una responsabilidad con la ciudadanía, entonces si se pone a favor o en contra de alguno de ellos tiene que ser muy cauto, tiene que presentar como posibilidad propuestas de candidatos, no como certezas. Después de ver lo de los niños, creo que Nica ragua tiene que pensar más en la educación ciudadana.