• |
  • |

No nació en Nicaragua pero trabaja como sacerdote en la parroquia San Agustín en residencial Altamira en Managua. Es de origen italiano, sin embargo, dice sentirse preocupado por los asuntos políticos del país, lo que le ha llevado a crear un decálogo del buen político criollo.

El sacerdote Benito Pititto La Bella, considera que ante el actual proceso electoral, los políticos han perdido su misión en vista del bien común por la repartición de intereses a gusto personal y partidario.

“Lo importante en definitiva para un político, no debe ser el éxito y mucho menos el beneficio material y aún cuando el éxito sea la condición para llegar a ejercer el poder político, el éxito está subordinado al criterio de la justicia a la voluntad de aplicar el derecho”, aconseja el padre La Bella.

Entre sus aspectos más importantes del decálogo están: Ser sincero y honesto, prometer poco y realizar lo que se ha prometido; si ama demasiado el dinero, no realizar actividad política; rechazar cualquier propuesta por ventaja política que no acate la Ley.