•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El candidato opositor a la Presidencia de Nicaragua Fabio Gadea, principal rival del gobernante sandinista Daniel Ortega, que pretende una controvertida reelección, celebró que los ciudadanos "vencieron el miedo" y votaron "masiva y pacíficamente" en las elecciones de este domingo.

Gadea, de la alianza Partido Liberal Independiente (PLI), dijo tras el cierre de los colegios electorales y antes de que las autoridades den a conocer los primeros resultados, que "la votación masiva anticipa el triunfo de la democracia".

"Solo así se explica que a lo largo del día hayan aumentado las presiones sobre nuestros fiscales y las irregularidades en el proceso de cierre en las juntas receptoras de votos", consideró el político liberal, próximo a cumplir los 80 años, en un breve discurso en un hotel de Managua.

Gadea, segundo en la intención de voto, según las encuestas previas a las elecciones, también agradeció a los organismos locales de observación no acreditados, así como a los observadores extranjeros por realizar un "esfuerzo diligente".

Los locales Ética y Transparencia, Hagamos Democracia y el Instituto para el Desarrollo de la Democracia (Ipade), que no fueron acreditados por el Consejo Supremo Electoral (CSE), criticaron hoy, por separado, la jornada electoral, en especial por la ausencia de los fiscales opositores en las mesas de votación.

"Hoy habló Nicaragua y con sus votos ha defendido la democracia. Que nada ni nadie altere la voluntad del pueblo", instó un optimista Gadea, que apareció acompañado por su esposa, Thelma Vogl.

Gadea es el primero de los cinco candidatos a la Presidencia de Nicaragua que ofrece declaraciones tras el cierre de los colegios electorales.

Las 12.960 colegios electorales cerraron hoy a la 18.00 hora local (00.00 GMT), pero el CSE no tiene previsto ofrecer sus primeros resultados preliminares hasta las 22.00 hora local (04.00 GMT del lunes).

Las misiones de observación de la Unión Europea (UE) y de la Organización de Estados Americanos (OEA) denunciaron que una parte de sus delegados enfrentaron problemas para ingresar a las mesas de votación y hacer su labor, lo que calificaron de "preocupante".