•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El principal candidato opositor a la Presidencia de Nicaragua, Fabio Gadea, ratificó hoy que no reconoce los resultados que oficializan la reelección del actual gobernante, Daniel Ortega, en los comicios de este domingo.

"En este momento no podemos aceptar los resultados presentados por el Consejo Supremo Electoral, ya que ello no refleja la voluntad del pueblo, sino la voluntad del propio CSE", declaró en un mensaje Gadea, minutos antes de que las autoridades proclamaran vencedor de esos comicios al mandatario.

Con el 85,8% de las mesas electorales escrutadas, Ortega ha conseguido el 62,65% de los votos, frente al 30,96% de su principal rival, el empresario de radio Gadea, de la alianza opositora Partido Liberal Independiente (PLI), detalló el CSE.

Gadea, actual diputado ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen), señaló a la autoridad electoral y al presidente Ortega de haber cometido en la votación del domingo un "fraude de inmoralidad y proporciones inauditas", que no reconocerá como legal.

"La jornada electoral de ayer ha sido un ejercicio cuidadosamente planeado por el orteguismo para alterar la voluntad popular, lo que arroja fundadas sospechas de que hemos estado ante la escenificación de un fraude de inmoralidad y proporciones inauditas", denunció Gadea, al leer el comunicado de la alianza PLI.

Sostuvo que los magistrados del CSE, afín al Gobierno, ya habían cometido un "fraude" en los comicios municipales del 2008, ganados ampliamente por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), pero calificados como "fraudulentos" por la oposición.

Alegó, como ejemplo de la ilegalidad de las elecciones de este domingo, la admisión de la "candidatura inconstitucional" de Ortega por parte de los jueces electorales.

La Constitución de Nicaragua prohíbe la reelección inmediata del presidente, pero los magistrados oficialistas de la Corte Suprema de Justicia declararon inaplicable ese artículo, lo que despejó el camino a Ortega para presentarse como candidato.

La autoridad electoral acusó hoy al PLI de haber cometido actos de violencia durante la jornada de ayer, en la que habrían destruido 16 juntas receptoras de votos.

Gadea, no obstante, afirmó que el PLI participó en los comicios "en las condiciones más adversas", "bajo amenaza" y "enfrentando la violencia de las fuerzas del orteguismo".

"Lamentablemente los nicaragüenses no han tenido la oportunidad creíble de ejercicio de esos derechos democráticos, a medida que avanzó el proceso electoral el inventario de irregularidades del mismo fue creciendo, hasta culminar en la jornada electoral de ayer", insistió.

El dirigente opositor aseguró que no "fallará" a sus simpatizantes "aceptando como hecho consumado los propósitos del orteguismo".

"La lucha sigue, llamamos a todos nuestros militantes y simpatizantes a que esperen las orientaciones políticas que les haremos llegar desde el consejo político de la alianza PLI", anunció.

Los sandinistas disidentes también descalificaron hoy los resultados oficiales de las elecciones.

Las exguerrilleras Mónica Baltodano, del Movimiento por el Rescate del Sandinismo, y Dora María Téllez, del Movimiento Renovador Sandinista, coincidieron, por separado, en que Ortega se alzó con la victoria electoral con un "fraude".

Además de la victoria de Ortega, el FSLN se perfila a obtener una amplia mayoría en el Parlamento.