•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |

Estados Unidos se mostró preocupado, ayer, por los reportes de irregularidades en los comicios nicaragüenses aunque esperará los resultados finales para pronunciarse, declaró la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

“Estamos preocupados porque hay unos cuantos reportes (de irregularidades) y porque las condiciones no fueron buenas”, para el buen desarrollo de los comicios, explicó Nuland en rueda de prensa.

“Francamente, si el gobierno nicaragüense no hubiera tenido nada que ocultar, debería haber permitido un mayor número de observadores internacionales”, añadió la portavoz.

Pero la portavoz se negó a ser más explícita a falta de resultados definitivos.

Obstáculos a observadores
Ortega se encaminaba a una aplastante reelección en Nicaragua con un 64% de los votos y una holgada mayoría en el parlamento, una vez escrutado el 38.8% de las mesas de votación, aunque la oposición aún no reconoce una derrota, ante serias denuncias de anomalías en la votación.

La misión de la Organización de Estados Americanos, OEA, y de la Unión Europea, UE, denunciaron “obstáculos” a su labor, pero no emitieron todavía una valoración final.

El mensaje de Insulza
La misión de la OEA, en particular, denunció obstáculos para las tareas de observación de sus miembros, aunque el secretario general, José Miguel Insulza, aseguró que en la jornada del domingo “avanzó la democracia y la paz”.

Estados Unidos ha denunciado en numerosas ocasiones en los últimos años atentados a la libre expresión y al ejercicio del poder en Nicaragua, y canceló programas de ayuda a causa de ello.

Una “farsa” electoral
La congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen afirmó ayer que las elecciones del domingo en Nicaragua fueron una “farsa” e instó al gobierno estadounidense a no reconocer los resultados, que dieron un nuevo mandato al presidente Daniel Ortega.

“La llamada ‘elección’ del domingo en Nicaragua fue una completa farsa. Daniel Ortega se aseguró de que fuera así”, señaló en un comunicado Ros-Lehtinen, jefa de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes.

Ha aprendido de Chávez
“Estados Unidos y otras naciones responsables no pueden reconocer los resultados”, dijo.
“Claramente ha aprendido de sus amigos dictatoriales en la región, como (el presidente venezolano, Hugo) Chávez, quien es experto en pisotear la democracia”, aseveró.

Las elecciones estuvieron marcadas por denuncias de anomalías e incidentes, como algunos choques entre opositores y sandinistas, así como por la limitación del acceso a observadores internacionales.