•  |
  •  |

El Centro Carter, organismo estadounidense no acreditado por el Consejo Supremo Electoral, CSE, para observar las elecciones del pasado seis de noviembre, se pronunció en torno los resultados de los comicios señalando que “resulta desconcertante que un país que está mostrando mejoras sociales y económicas haya permitido la erosión de sus  instituciones democráticas”.
“Notamos el amplio respaldo electoral otorgado al Presidente Daniel Ortega en las elecciones del domingo pasado; sin embargo, nos preocupan los informes sobre deficiencias significativas que afectaron el proceso electoral 2011 y sus implicaciones  para la gobernabilidad democrática en Nicaragua”, se lee en el primer párrafo del comunicado del Centro Carter.
El Centro Carter reconoce que “Nicaragua ha logrado avances importantes en términos de estabilidad económica y crecimiento, que generan condiciones  para el desarrollo de un proceso de inclusión social conforme la población tenga mayores oportunidades para acceder a la educación e integrarse al proceso productivo”.

Reconoce
“El país ostenta uno de los índices de criminalidad  más bajos de la región. El gobierno ha trabajado en satisfacer las necesidades básicas de  la población, los resultados preliminares indican que los electores apoyan la continuidad  de esta administración por otro período”, expresa el Centro Carter en el comunicado.
No obstante, el organismo fundado y dirigido por el exPresidente de Estados Unidos Jimmy Carter, señala que “el país evidencia erosión en sus instituciones democráticas. Las mismas están dominadas por intereses partidarios, los frenos y contrapesos están desapareciendo  y, los mecanismos de control y rendición de cuentas son débiles”.

No hubo confianza
En el comunicado, el organismo norteamericano también recuerda que “el Centro Carter optó por no enviar una misión de observación electoral debido a las regulaciones restrictivas  publicadas por el Consejo Supremo Electoral el 16 de agosto pasado y por esta razón no  evaluará  el proceso electoral en sí mismo”.
“Por ello, el grupo de expertos aprovecha esta oportunidad para compartir sus reflexiones con la ciudadanía nicaragüense y la  comunidad internacional”, agrega el comunicado.
El Centro Carter añade que “para que Nicaragua aproveche al máximo su potencial para el desarrollo económico y la inclusión social, es vital fortalecer las instituciones políticas,  la representatividad y la división de poderes.  Instituciones fuertes e independientes, especialmente el Poder Judicial, crearían una  seguridad jurídica esencial y contribuirían a la sustentabilidad del crecimiento. Partidos políticos menos personalizados y coherentes asegurarán  que toda la ciudadanía tenga  voz efectiva”, agrega el comunicado.

Porqué de los cuestionamientos
“Los cuestionamientos sobre el reciente proceso electoral son producto de la debilidad  institucional.  Otras consecuencias incluyen el deterioro de la confianza en la capacidad  del Estado para cumplir efectivamente con algunas de sus funciones y garantizar los  derechos de la población.
La confianza institucional, especialmente en el sistema  electoral, requiere la amplia inclusión de actores políticos, la existencia de reglas claras,  razonables y no arbitrarias, así como información oportuna a todos los ciudadanos y  partidos políticos.  
Después de más de 20 años de elecciones, es frustrante que las instituciones electorales  nicaragüenses sean tan débiles”, expresa el Centro Carter en la parte final del comunicado.