•  |
  •  |

Tres días después de los comicios, la reelección del presidente Daniel Ortega fue saludada por algunos gobiernos de la región. La vecina Honduras, Costa Rica y Panamá guardan silencio, mientras algunos miembros del ALBA como Bolivia, Venezuela y Cuba, han felicitado al mandatario reelecto.

El peruano Ollanta Humala, la brasileña Dilma Rousseff y el uruguayo José Mujica, son los mandatarios de América del Sur que no pertenecen a la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, Alba, que han enviado felicitaciones a Ortega.

“Es grato dirigirle la presente a fin de transmitirle, en nombre del pueblo y Gobierno del Perú, y en el mío propio, las más sinceras felicitaciones con motivo de su reelección como Presidente de la República de Nicaragua”, escribió Humala.
La Mesa Política Nacional del Frente Amplio, el partido gobernante en Uruguay, saludó también la victoria de Ortega.

Solo El Salvador
En tanto, el Gobierno de El Salvador felicitó al presidente reelecto, e hizo votos porque “las excelentes relaciones entre nuestras dos hermanas naciones se sigan profundizando de manera bilateral y en el marco de la integración centroamericana”.

Costa Rica, a través de su canciller, Enrique Castillo, expresó que “en este momento no tenemos ninguna definición, partimos del hecho de que las elecciones son un asunto interno de Nicaragua y con esa prudencia estamos dándole seguimiento a los resultados que se van anunciando, estamos a la espera de conocer lo que pueden decir la misión electoral de la Unión Europea y la de la Organización de Estados Americanos, pero no nos sentimos obligados a emitir un pronunciamiento”.

Sin embargo, Costa Rica sí envió un “cálido saludo al pueblo y al Gobierno de la República de Guatemala por las elecciones presidenciales y legislativas celebradas el 6 de noviembre de 2011”.

Medvedev felicita
El presidente ruso Dimitri Medvedev, escribió una misiva donde manda felicitaciones. “La victoria convincente en las elecciones confirma que la política socio-económica llevada a cabo por el Gobierno de Nicaragua y la línea consecuente en los asuntos internacionales tienen éxito y gozan de un amplio apoyo de la población del país”, expresó Medvedev.

Maureen Meyer, investigadora para México y América Central de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos, Wola, explicó a la agencia de noticias IPS, que “el desafío para Estados Unidos es que plantear cualquier asunto que resulte polémico en Nicaragua puede darle a Ortega la oportunidad de interpretar las declaraciones estadounidenses o sus políticas hacia el país”.

“Si se examinan sus declaraciones de los últimos años, hay una retórica pública muy contraria al intervencionismo estadounidense. Pero en el trabajo cotidiano hay coincidencia con Washington en áreas de interés mutuo”, añadió Meyer.

Un artículo de Aljazeera publicado el martes en su versión en inglés, dice que “el recientemente reelegido Presidente de Nicaragua en su tercer mandato, Daniel Ortega, ha pasado de ser socialista y revolucionario a un fanático anti-aborto y promotor de la libre de empresa”.