•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Nicaragua llamó hoy a sus conciudadanos a trabajar "en armonía" y promover una "imagen positiva" del país, tras las manifestaciones contra la reelección del presidente Daniel Ortega en los comicios del pasado domingo, que se han saldado ya con cuatro muertos y decenas de heridos.

La primera dama y coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía del Gobierno sandinista, Rosario Murillo, dijo a través de medios oficiales que esos comicios "ya transcurrieron", por lo que pidió a la población ser "respetuosa" y "reconocer y practicar la democracia".

"Las elecciones del año 2011 ya transcurrieron, ahora nos toca a todos, en cada uno de nuestros espacios y en cada rincón de Nicaragua, continuar ese trabajo armonioso, ese trabajo juntos, para que la patria sea más libre, justa y próspera", indicó Murillo, que fue jefa de campaña de los sandinistas en esas elecciones.

Según los últimos resultados oficiales, no aceptados por la oposición que considera que hubo fraude, una vez escrutado el 98,71 % de los centros de votación, Ortega obtiene 62,45 % de los votos y su principal opositor, el empresario radial Fabio Gadea, de la alianza Partido Liberal Independiente (PLI), logra 31,06 %.

Gadea denunció un "inaudito y monstruoso fraude de la voluntad popular", exigió nuevas elecciones y llamó a manifestarse contra los resultados divulgados por las autoridades.

Murillo sostuvo que Ortega consiguió en los comicios una "victoria histórica" y que, ahora, "la reconciliación debe seguir siendo la bandera de todos los nicaragüenses".

La funcionaria, que ejerce el 50 por ciento del poder en Nicaragua delegado por Ortega, pidió, además, promover una "imagen positiva" del país.

"Nos conviene a todos un país tranquilo, en calma, con una sociedad y una economía estables. La estabilidad, creo yo, es el valor fundamental que necesitamos y apreciamos", señaló.

Las protestas contra los resultados de los comicios, ocurridas entre el lunes y miércoles de esta semana en distintos puntos del país, han dejado cuatro personas muertas, 49 policías heridos y decenas de civiles lesionados, según cifras de la Policía Nacional.

El portavoz policial, Fernando Borge, dijo a periodistas que hoy el país está "bastante calmo y tranquilo".

El Gobierno informó hoy de que producto de la violencia electoral, 58 escuelas públicas han sufrido daños, así como un centro infantil comunitario.