•  |
  •  |

La Resistencia Nicaragüense, RN, que apoya a la alianza Partido Liberal Independiente, PLI, se unió ayer a los grupos que no reconocen los resultados de las elecciones nacionales presentados por el Consejo Supremo Electoral, CSE, ni la reelección del presidente Daniel Ortega, por lo que llamó a emprender una “resistencia cívica”.
“En 1990 depusimos nuestras armas voluntariamente, acatando la voluntad del pueblo que se expresó en elecciones libres, con observación internacional, en cumplimiento de los Acuerdos de Paz; (pero) hoy ese principio elemental fue violado por uno de los firmantes, razón por la cual el pueblo tiene derecho a la resistencia cívica, a fin de preservar sus derechos civiles y políticos”, reza el pronunciamiento leído por el contra Enrique Zelaya, conocido en la guerra como “doctor Henry”.

No reflejan voluntad del pueblo
“Estos resultados no reflejan la voluntad del pueblo, sino la voluntad del Frente Sandinista que irrespetó la pluralidad política en las Juntas Receptoras de Votos y los Centros de Cómputo, comandados por un grupo de indeseables que se atribuyen cargos de magistrados sin haber sido legítimamente electos por la Asamblea Nacional como lo establece nuestra Constitución”, agrega el documento.
Zelaya expresó que esa situación los “obliga una vez más a resistir a los atropellos del orteguismo”, aunque aclaró que dicha resistencia será cívica y que ese es el llamado que les están haciendo a sus militantes.

No más muertos
“No estamos llamando a la militarización, al revés, no queremos que los oficiales de la Policía y del Ejército vuelvan a ingresar a los territorios con AK matando a civiles y a campesinos”, reiteró.
El también firmante de los Acuerdos de Sapoá, Oscar Sobalvarro, “Rubén”, afirmó por su parte que la RN no tiene armas pues están enterradas en el parque La Paz, en Managua, desde 1990 cuando decidieron renunciar a la lucha armada. “Lo que tenemos es el derecho a resistir y a reclamar”, recalcó.

Solidaridad con los muertos de El Carrizo
El excandidato presidencial y líder de la alianza PLI, Fabio Gadea Mantilla, expresó su pésame y solidaridad a la familia de los de tres simpatizantes de esta organización política asesinados en la comunidad de “El Carrizo”, en el municipio de San José de Cusmapa, departamento de Madriz.
Gadea Mantilla calificó el hecho de “barbarie” y de “crimen abominable”, y aseguró que la alianza PLI no quiere propiciar un “derramamiento de sangre”, sino que proclaman una lucha cívica, democrática y pacífica.