•   Jinotega  |
  •  |
  •  |

Cuatro activistas del Partido  Liberal Independiente del departamento de  Jinotega, denunciaron que la noche del seis de noviembre fueron víctimas de maltrato por miembros de la Policía Nacional en la comarca El Sarayal, cuando sin motivos los apresaron y golpearon teniéndolos privados de libertad por casi 72 horas.

Según declaraciones de una de  las víctimas, el señor Miguel Ángel Chavarría, quien fungió como jefe de ruta, relató que mientras viajaba de El Sarayal hacia Los Cerrones, se encontró que en la Junta Receptora de Votos número  8012 estaban dos oficiales de la Policía rodeados por unas 120 personas  quienes reclamaban por la no acreditación de los fiscales del PLI en
esa zona.

El testimonio
El señor Chavarría alega que intentó establecer un arreglo, e incluso, solicitó a los efectivos que ayudaran a mediar para evitar un conflicto mayor. El oficial accedió a hablar con  el coordinador y fiscal de junta pero estos no aceptaron.

“La gente se empezó a agitar y surgió una lluvia de piedras no sabemos de dónde, por lo cual nos retiramos, pero más adelante nos estaban esperando los antimotines quienes nos atacaron brutalmente, nos tiraron en su  patrulla y mientras nos esposaban también nos golpearon”.

Relata que mientras los llevaban hasta Jinotega, “fue una agonía porque aparte del maltrato físico, nos trataban con palabras soeces y nos ponían las botas en la cara. Nosotros les gritábamos desesperados pidiéndoles clemencia, pero todo fue en vano, nos torturaron todo el tiempo”.

Delito electoral

“Al llegar a la estación de Policía de Jinotega cambió un poco el panorama y pudimos hablar con la comisionada Magdalena González y ella nos atendió bien”, dijo Chavarría.

El miércoles nueve de noviembre se llevó a cabo una audiencia  en un juzgado local en contra de  los cuatro detenidos Miguel Ángel Chavarría, Rigoberto Miranda, Mario César Castellón y Ricardo Navarrete, y en las afueras se encontraban sus familiares y miembros del PLI quienes se  reunieron en señal de apoyo a los antes mencionados.

Leslie Castellón  hija del señor Mario Cesar Castellón, otro de los privados de libertad, dijo sentirse consternada por el hecho que apresaron a su padre injustamente.

Por su parte, el  doctor Santiago Duarte, abogado defensor de los detenidos, manifestó que la justificación de la Policía fue que ellos cometieron delito electoral, y la acusación no reunía los más mínimos requisitos, “ni siquiera ameritaba la detención”.