•  |
  •  |

El hecho que ahora su partido tenga una bancada minúscula en la Asamblea Nacional después de la derrota electoral del pasado domingo, no es sinónimo de que de  las cenizas no pueda renacer una nueva llama, dijo el excandidato presidencial del Partido Liberal Constitucionalista, Arnoldo Alemán Lacayo.

Alemán aún se siente con vida política, y cree que los acontecimientos que ocurrieron el 6 de noviembre fue una saña contra el PLC para tratar de desaparecer a este partido que por 10 años consecutivos (1996-2006) se mantuvo en las mieles del poder.

“Fue una saña contra nosotros, el PLC, pero no es momento para lamentos, hay que levantarse y aquí ya nos estamos preparando para el futuro, para los comicios municipales”, indicó el excandidato al finalizar una eucaristía celebrada para conmemorar el centenario de nacimiento de su padre Arnoldo Alemán Sandoval, en una capilla privada en la finca familiar Santa Isabel.

La misma cantaleta  
Alemán Lacayo recordó que el PLC fue el primer partido político en denunciar y mantener de manera permanente el reclamo de que el proceso “era y sigue siendo un proceso viciado y nulo”.

“Lo dijimos antes de las elecciones, lo mantuvimos en las elecciones y lo decimos hoy. Está probado, no hubo transparencia. ¿Por qué se quiere legitimar algo que nació nulo? Un candidato ilegal, con magistrados que tienen períodos vencidos”, agregó el también expresidente de Nicaragua.

Alemán rechazó los resultados electorales que dio a conocer el CSE en tres informes preliminares, y  llamó al pueblo nicaragüense a mantener protestas pacíficas que no pongan en peligro sus vidas, para “que no dejen mujeres sin esposos e hijos sin padres”, finalizó.