•  |
  •  |

Pese a que la protesta que realizó ayer el Movimiento por Nicaragua, MpN, en Masaya para rechazar un supuesto fraude en las elecciones nacionales, estuvo amenazada por simpatizantes sandinistas, pero la actividad terminó sin agresiones y con fuerte resguardo policial.

Más de 50 personas de la sociedad civil se plantaron ayer a las 10 de la mañana en el costado norte del Parque Central de la Ciudad de las Flores, con el fin de protestar en rechazo a los resultados de los comicios generales del pasado domingo y para exigir nuevas elecciones.

Los manifestantes ondeaban banderas de Nicaragua y carteles con mensajes como: “Nuevas elecciones” y “no al fraude”; mientras grupos de simpatizantes sandinistas los tenían rodeados por los costados norte, este y oeste, portando lanza-morteros, con los rostros cubiertos con pasa montañas o banderas del Frente Sandinista y algunos de ellos se movilizaban en motocicletas.

El grupo de sandinistas del costado este, estaban lanzando morteros y poco a poco iban avanzando hacia los manifestantes, pero a eso de las 10:45 unos 20 antimotines hicieron una fila frente a ellos para retenerlos, lo cual provocó aplausos de los presentes.  En el costado norte y oeste estaban grupos de más de 10 motociclistas  sonando sus bocinas y motores, y como a eso de las 10:30 un grupo pasó en medio de los protestantes.

Durante la hora y 10 minutos que duró el plantón, los simpatizantes sandinistas estuvieron provocando a los miembros de la sociedad civil, pero estos respondieron con llamados a unirse para defender la democracia del país y hasta sonaron y cantaron las canciones de campaña del FSLN “Trabajo y Paz” y “Nicaragua Triunfará”.

“No queremos morteros, queremos paz; todos somos nicaragüenses, no derramemos más sangre; nuestra única arma de lucha es la bandera de Nicaragua; gracias a la Policía Nacional por resguardarnos, tanto a sandinistas como a la oposición”, repetía una de las jóvenes protestantes.

A las 11 en punto, otra joven protestante dijo que tal como lo habían anunciado, la protesta había llegado a su fin; sin embargo, esperaron 10 minutos más hasta que los sandinistas despejaron las calles.

Antes de irse el grupo de simpatizantes del FSLN del costado este rompió y quemó una manta que habían arrebatado a los protestantes.

Al momento que tanto los miembros de la sociedad civil, como los sandinistas despejaron el lugar, se hizo presente un fuerte grupo de antimotines que, según el jefe policial en Masaya, Comisionado Domingo Navas, sumaban 70 efectivos.