•  |
  •  |

Tanto la Conferencia Episcopal como el Departamento de Estado, de los Estados Unidos, consideran que las elecciones del seis de noviembre no fueron transparentes. Mientras Monseñor Leopoldo Brenes, Presidente de la Conferencia Episcopal, lo adjudica a lo “humano” del Consejo Supremo Electoral, CSE, los norteamericanos creen que fue por las irregularidades y falta de observación.
“El desarrollo de las elecciones no fue estrictamente transparente como nosotros lo esperábamos”, declaró Brenes al canal 2 la televisión.
El religioso explicó que el CSE, rector de los comicios nicaragüenses, es una “institución humana y tiene sus debilidades”, por lo que pidió a los magistrados “reconocer las limitaciones”. “Humildemente podemos reconocer que hay debilidades”, agregó.
A pesar de esto, monseñor Brenes reconoce lo positivo del proceso, como la gran afluencia de votantes, lo que catalogó como “una cosa muy hermosa”.

Demandar sin violencia
Monseñor Brenes pidió a “ganadores y perdedores” en los comicios promover sus demandas “sin violencia”.

EU preocupado y desconfiado
Por su parte el Departamento de Estado de los Estados Unidos se mostró preocupado ante el anuncio del Gobierno de Nicaragua que informa que Daniel Ortega ejercerá un nuevo mandato.
La declaración del portavoz Adjunto del Departamento de Estado, Mark C. Toner, enviada a través de una nota de prensa, transmite la respuesta a las elecciones de Nicaragua, coincidiendo con observadores internacionales y nacionales que ni fueron acreditados que declararon públicamente que el proceso electoral estuvo marcado por significativas irregularidades.

Los observadores
“Las elecciones en Nicaragua no fueron transparentes. Así como declaramos el pasado 31 de octubre, continuamos muy preocupados por las irregularidades que ocurrieron a lo largo del proceso electoral en Nicaragua. Concretamente destacamos la negativa del Estado de Nicaragua de acreditar como observadores a determinadas organizaciones nacionales confiables, las dificultades enfrentadas por los votantes para obtener sus cédulas de identidad y los pronunciamientos hechos por las autoridades nicaragüenses sobre la posible descalificación de algunos candidatos después de las elecciones.  
Comparten preocupaciones de UE
Asimismo, coincidieron con la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea, en que el CSE no actuó de forma transparente e imparcial. “Compartimos, asimismo, las preocupaciones de la misión electoral de la Organización de Estados Americanos sobre las irregularidades ocurridas en el proceso electoral y durante los comicios”.
Añadió que “Todas estas acciones y la falta de un conteo pleno de los votos reducen nuestra confianza en el resultado de las elecciones. También lamentamos toda pérdida humana producida como resultado de los comicios y reiteramos el llamado de la Unión Europea a que todos los partidos resuelvan sus desacuerdos por medios pacíficos”.

Recuerdan Carta Democrática
La nota de prensa finaliza recordando el compromiso que Estados Unidos tiene con la defensa de los procesos democráticos y los derechos humanos universales y la invitación para que en Nicaragua se haga lo mismo. “Lo anterior guarda absoluta congruencia con nuestro compromiso común con la democracia representativa, como se expresa en la Carta Democrática Interamericana.