•  |
  •  |

La reforma a la Ley Electoral será uno de los puntos de la agenda legislativa en el año 2012, y dentro de ella, cambiar a los magistrados del CSE, menos uno, según lo confirmó el actual jefe de bancada del partido de gobierno, Edwin Castro, tras las críticas señaladas por la misión de observación de la OEA, el Cosep y organismos de la sociedad civil. Castro no quiso revelar el nombre del magistrado que se queda, “hasta en enero o vamos a decir”, respondió.

El jefe de la misión de observación de la OEA, Dante Caputo, dijo en su informe final que el sistema electoral nicaragüense necesita una serie de reformas, a lo que el diputado Edwin Castro secundó pero sin pensar en un cambio radical de los magistrados del CSE.

“La OEA dice que todo esos males se vienen arrastrando desde 1996, y lo que se requiere ahora es modernizar y trabajar en consenso con el Consejo Supremo Electoral, CSE”, dijo Castro a El Nuevo Diario.

Castro los ha visto trabajar bien
El diputado señaló también que los magistrados del CSE han venido realizando un gran esfuerzo y que por lo tanto las renovaciones radicales conllevan a problemas muchísimos más serios. “Nosotros creemos que organizativamente han venido haciendo un buen esfuerzo los magistrados”, agregó.

“Yo siempre he creído que las renovaciones radicales no resuelven, porque venís con gente totalmente nueva y esto te conlleva a problemas muchísimos mas serios… Te recuerdo la elección de 1996 con doña Rosa Marina Zelaya -espero que jamás se vuelva a repetir en Nicaragua-, hubo semejante desorden y semejante falta de respeto a la voluntad popular”, dijo Castro.

“Todo y todo”

El analista electoral, Dionisio Palacios, considera sin embargo, que para renovar verdaderamente el CSE se necesita cambiar a todos los magistrados y toda la estructura del CSE.

“Yo no veo la razón de dejar a uno. Sabemos que el CSE en su esencia, desde el magistrado hasta el conserje de una de las oficinas, pertenece y obedece orientaciones de su partido político. Lo ideal sería que no dejen a ningún magistrado y que las estructuras de dirección del CSE sean sustituidas en su totalidad”, criticó Palacios.

Cosep apoya reforma
Asimismo, el Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, ha incluido en su agenda de trabajo del próximo año, la propuesta de una Reforma Electoral a propósito de las próximas elecciones municipales.

“Hoy el Consejo Directivo del Cosep ha decidido trabajar de manera concreta en 2012, de cara a plantear una Reforma Electoral y nuestro esfuerzo seguirá siendo que efectivamente tengamos un nuevo Consejo Supremo Electoral, CSE, para los nuevos procesos electorales”, indicó José Adán Aguerri, Presidente de la cúpula empresarial.

Aguerri manifestó que el Cosep dispondrá de todas sus capacidades y recursos para trabajar en ese planteamiento que no es solo de ellos, sino de muchas organizaciones civiles del país. El dirigente empresarial dijo que esta propuesta incluiría la renovación de todos los miembros del CSE y que la misma debe darse a inicios del 2012.

Habrá que reformar la Constitución
Para el experto en asuntos electorales, Dionisio Palacios, la reforma a la Ley Electoral no tendrá ninguna traba en la Asamblea Nacional, puesto que hay una mayoría de diputados del partido de gobierno que la apoyarán, lo que ve raro es el interés que estos han mostrado por reformar la Ley, ya que según él, está hecha a la medida de los intereses del partido de gobierno.

“Si vamos a pensar en una estructuración y reforma a la Ley Electoral hagámosla de cara a las necesidades y la demanda de la población. Si vamos hacer una reforma para favorecer a un partido de gobierno yo creo que no habría mucho que cambiarle, porque a como está ya, está hecha a la medida para que se mantenga en el poder un partido político”, dijo Palacios.

El experto también menciona que para reformar la Ley Electoral, la Asamblea Nacional tendrá que reformar la Constitución Política del país puesto que la Ley es una Ley de rango Constitucional.

Palacios considera también que en Nicaragua no se necesita ya más de un CSE con el rango de Poder del Estado. “No se necesita una estructura tan grande. Para cualquier país mantener a diez magistrados es una carga muy generosa para el poco presupuesto que tiene”, finalizó.