•  |
  •  |

Las declaraciones de representantes de Estados Unidos en Nicaragua acerca de que un proceso electoral que no es transparente tiene “consecuencias”, fue el inicio de una obra que en cuatro actos demuestra que estas podrían ser de carácter económico y que el Gobierno ya está buscando como sustituir la posible pérdida con apoyo de otros países diferentes a Venezuela.

El acto uno. La declaración de Robert R. Downes, Encargado de Negocios de la Embajada de los Estados Unidos en Nicaragua, el viernes 18 de noviembre, quien fundamentado en la observación de organismos nacionales e internacionales como la Organización de Estados Americanos, OEA y la Unión Europea, aseguró que el proceso electoral del 6 de noviembre no fue transparente, y que entre las irregularidades estaba la no imparcialidad del Consejo Supremo Electoral, CSE.

Downes cierra este primer acto con la frase: “Estamos comprometidos con el pueblo y vamos a seguir, pero las acciones tienen sus consecuencias. Esta no es una amenaza, es un hecho; un hecho es que los donantes tradicionales están saliendo de aquí, el hecho es que el pueblo tiene menos confianza en los procesos electorales de aquí que antes”.

En el segundo acto, un día después de que EL NUEVO DIARIO publicara las declaraciones de Downes, el general detenido, Víctor Boitano, denunció ante los medios oficialistas un plan de la Alianza Partido Liberal Independiente, PLI, junto con funcionarios de la Embajada de los Estados Unidos en Nicaragua de “desestabilizar al país e irrespetar la voluntad popular”.

Ese mismo día EL  NUEVO DIARIO publicó la opinión del analista Oscar René Vargas, quien indicó el sábado 19 de noviembre, que las  consecuencias a las que hacía referencia Downes, en el peor de los casos podrían significar la pérdida de 270 millones de dólares de la cooperación internacional en el 2012.

Un tercer acto sucedió ayer 21 de noviembre con la intervención del representante permanente de Nicaragua, Denis Moncada, en la Sesión Extraordinaria del Consejo  Permanente de la OEA sobre injerencia electoral y desestabilización en Nicaragua, donde hace esta denuncia, teniendo como uno de sus fundamentos las declaraciones de Boitano a medios oficialistas.

Moncada justamente leyó ante la OEA “la denuncia” que Boitano hiciera únicamente ante los medios oficialistas. Cabe mencionar que aunque Boitano dijo que hacía una denuncia pública a nivel nacional e internacional, quien la hace llegar hasta la OEA es Moncada.

Boitano al ser consultado sobre las pruebas que tenía, aseguró que era su testimonio, que por tanto pedía protección de parte de las autoridades.

Un cuarto acto, más paralelo a esta historia es la gira del canciller Samuel Santos a Vietnam y Corea del Sur, anunciado por la Rosario Murillo, quien solamente especificó que sería para fortalecer relaciones bilaterales y que regresaría hasta el dos de enero.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus