•   LEÓN  |
  •  |
  •  |

El Obispo de la Diócesis de León, monseñor César Bosco Vivas Robelo, llamó ayer lunes a la población nicaragüense a serenarse, dejar atrás la violencia, y esperar un tiempo prudencial para expresar sus inconformidades, después de los señalamientos de irregularidades ocurridas durante las elecciones nacionales del 6 de noviembre.

“Las expresiones de confrontación que se han visto en algunos municipios deben cesar, es momento de serenarse un poco, creo que no se demuestra prudencia hablar a la ligera de acontecimientos que se están realizando porque perdemos la perspectiva”, dijo Vivas Robelo tras mencionar que es prudente dejar pasar un poco de tiempo, que permita juzgar los acontecimientos, y hablar con propiedad.
Con relación a los brotes de violencia que se han producido en el Norte del país, el obispo de León expresó que las denuncias hechas por monseñor Abelardo Mata, es “porque algo sucede”.

Agradece Honoris Causa
“Él (monseñor Mata), está expresando lo que ve en su territorio, y tengo que reconocer que si las cosas son así como él las está expresando, es necesario que las autoridades pongan de su parte para que estos acontecimientos no sucedan, y se corrijan si es cierto”, dijo el prelado, después de recibir y agradecer al Consejo Universitario de la UNAN-León, el título Doctor Honoris Causa.

El reconocimiento fue en ocasión de la celebración del bicentenario de la casa de estudio superior, según el Doctor Róger Gurdián, rector de la UNAN-León, este título al obispo Vivas Robelo es meritorio y oportuno.

“Estamos reconociendo los meritos y capacidades morales e intelectuales, así como su abnegado espíritu de servicio a la comunidad, lo que ha contribuido a la consolidación de la paz, la reconciliación y la unidad del pueblo nicaragüense”, dijo Gurdián.

En presencia del cardenal Obando
En este evento fue notoria la presencia del cardenal Miguel Obando y Bravo, quien elogió la persona y el trabajo de monseñor Vivas Róbelo: “Es un verdadero pastor que merece realmente esta distinción al cumplir más de 30 años como pastor, y por ser el obispo numero 50 de la Diócesis de Occidente; además, que jugó un papel muy importante como mediador y reconciliador en el periodo de guerra que atravesó nuestro país años atrás”, afirmó.