•  |
  •  |

El último informe de Ética y Transparencia, EyT, sobre las elecciones nacionales “aplazó” al proceso electoral que se llevó a cabo el 6 de noviembre pasado, y valoró que de 8 a 12 diputaciones fueron logradas de manera “fraudulenta”. Un día, el fiscal del PLI, Sergio Álvarez estimó que les robaron entre 450 y 500 mil votos.

En conferencia de prensa ofrecida ayer, el director ejecutivo de EyT, Roberto Courtney, explicó que en el 30% de las Juntas Receptoras de Votos, JRV, donde no hubo fiscalización de los partidos opositores, se “incrementó el caudal de votos para diputados del partido de gobierno (Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN) hasta en un 30%”.

Courtney remarcó que en ese 30% de JRV, el FSLN obtuvo hasta un 30% más de votos que en los lugares donde sí se fiscalizó debidamente, al menos en el conteo para diputados.

Hay más votos para legisladores que para presidente
“Es también revelador que por primera vez a nivel mundial, bajo un régimen electoral presidencialista, en los últimos 50 años, en más de 200 elecciones cuya información está disponible, hay más votos para legisladores que para presidente”, asegura el informe denominado “Valoración técnica final del proceso electoral, para presidente y diputados Nicaragua 2011”.

Courtney afirmó  que “la cifra por la cual se excede el número de votos para diputados (más) que para presidente es 118,000 (votos)”.

Por otra parte, la no publicación de los resultados JRV por JRV y el impedimento a la oposición a fiscalizar en ese 30% de las JRV, es un factor que determina la falta de credibilidad en este proceso electoral, según EYT.

Sumatorias alteradas
El documento estima que estos eventos irregulares “significan sumatorias alteradas a favor del FSLN, de al menos de 8 a 12 diputados, que representan el mínimo de escaños asignados de forma fraudulenta en las presentes condiciones de opacidad y disfuncionalidad del sistema electoral”.

En ese sentido, el informe de EyT destaca que el proceso electoral “no fue justo ni honesto” y que “los resultados no tienen credibilidad”, porque el Consejo Supremo Electoral, CSE, “entregó el control absoluto de los CED (Consejos Electorales Departamentales), CEM (Consejos Electorales Municipales) y JRV al partido de
gobierno FSLN”.

“Que se vayan los magistrados”
Courtney hizo un llamado a cambiar a los actuales magistrados del Poder Electoral, y hacer una reforma a la Ley Electoral 331, tal y como lo han pedido los altos jerarcas de la Iglesia Católica, los miembros de la empresa privada, la sociedad civil y otros sectores de la población. Según Courtney, todos claman “que se vayan”.

“Ante la cercanía (menos de un año) del próximo proceso electoral municipal, se debe proceder al reemplazo inmediato y urgente de todas las autoridades electorales, así como la debida investigación y enjuiciamiento por los delitos electorales y violaciones expresas a la Ley Electoral y su mandato específico cometidos por funcionarios del CSE”, destaca el escrito de EyT.

También, en las recomendaciones del informe, EyT hace un llamado a los actores internacionales “a no caer en la frustración al ver los retroceso democráticos” de Nicaragua.

Elecciones “absolutamente fraudulenta”
Finalmente, Courtney consideró que “queda totalmente claro, en estas condiciones, que la administración del proceso (electoral) por parte del CSE, fue absolutamente fraudulenta”.

“El proceso electoral no cumple con los requisitos y garantías mínimas universales en materia de campañas electorales limpias”, señala el informe de EyT en sus conclusiones.