•  |
  •  |

Mientras las organizaciones de Derechos Humanos criticaron la ambigüedad del discurso del Gobierno de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos, OEA, al acreditarlos como observadores y luego desestimar su informe sobre las elecciones, los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, apoyaron plenamente al presidente Daniel Ortega y sus decisiones.

Ayer mismo, el Encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en Managua, Robert Richard Downes, declaró a medios nacionales que las acusaciones que formulara el representante de este país ante la OEA, Denis Moncada “carecen de fundamento”, y declaró que su gobierno está dispuesto a trabajar con el sector privado y el Gobierno, y “para que los niños de Nicaragua tengan más educación y un mejor futuro y que ellos están comprometidos con el pueblo de Nicaragua”.

Sobre la intervención de Moncada dijo: “Coincidimos con los informes de las misiones electorales de la OEA y de la UE, hemos escuchado algunas palabras contra el Gobierno de Estados Unidos y mi misión, y puedo decirles que no tiene fundamento”, insistió.

OEA observó con reglas del CSE
La OEA fue acreditada por el Consejo Supremo Electoral, CSE, para conformar una Misión de Acompañamiento Electoral, MAE, pero una vez que el organismo dio su informe final, Denis Moncada, representante de Nicaragua ante la OEA, aseguró que el Gobierno lo desestima y denunció un plan de injerencismo electoral para desestabilizar el país.

Denis Darce, Director de Proyectos y Capacitación de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, recordó que la OEA se ciñó a los parámetros establecidos por el propio CSE, y basaron su informe de acuerdo a lo que constataron durante los comicios.

Gonzalo Carrión, Director Jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, manifestó que el Gobierno vuelve con sus desatinos de relevancia nacional e internacional.

“La misión de la OEA, primero que nada fue certificada, pero cuando los señalamientos no convienen al Gobierno lo que se hace es descalificarlos. El Estado no muestra seriedad y esto nos afecta a nivel internacional”, expresó Carrión.

CSJ respalda al Gobierno
Los magistrados de la CSJ calificaron de correcto el reclamo que hizo Nicaragua ante la OEA, y afirman que respaldan cualquier decisión que tome el Presidente de la República Daniel Ortega, al respecto.
“No hay doble discurso, simple y sencillamente Moncada aceptó el informe, dijo que se iba a tomar nota y que hay unas exageraciones en cuanto al hecho de acceso a las juntas”, dijo el magistrado Francisco Rosales, Presidente de la Sala Constitucional de la CSJ.

Agregó que Dante Caputo, representante de la MAE, dijo que el problema de acceso a las Juntas  Receptoras de Votos se había arreglado cuando había hablado con las autoridades superiores, de tal manera que no le veía mayor dificultad.

Mientras tanto, el doctor Rafael Solís, expresó que la conveniencia de que Nicaragua permanezca o abandone la OEA, es decisión del Ejecutivo y sea cual sea la decisión la respalda.

Por su parte, la Presidenta de la CSJ, magistrada Alba Luz Ramos expresó que “el Gobierno es el que tiene que saber de la información que le proporciona el CSE y está en todo su derecho si es información falsa, de reclamar”.

Chocar contra los hechos
Por su parte, Eliseo Núñez, de la Alianza Partido Liberal Independiente, PLI,  indicó que las declaraciones de Moncada ante la OEA buscan ocultar las irregularidades que los organismos internacionales hicieron al proceso electoral del 6 de noviembre.

“Decir que las denuncias de la OEA y de la Unión Europea son falsas, son palabras que se estrellan contra la pared de los hechos. Es más que evidente cuando las cosas fueron muy obvias”, afirmó Núñez.
Señaló que si bien hay un “complot”, es el del CSE al tener la elección más sucia del país. “Están tratando de evitar que muchos países desconozcan a este Gobierno”, remarcó Núñez.

Consideró que las razones podrían ser: no querer perder el dinero de la cooperación y el temer a las represalias, y puso como ejemplo que si Estados Unidos le quita el waiver a Nicaragua, eso representaría el voto negativo de los EEUU en programas económicos internacionales como el Fondo Monetario Internacional.

(Con colaboración de Arlen Pérez)