•  |
  •  |

Jóvenes que participaron como fiscales de la Alianza Liberal Independiente, PLI, el 6 de noviembre pasado, denunciaron el paso a paso de las irregularidades que observaron en las Juntas Receptoras de Votos, JRV, donde apenas pudieron hacer acto de presencia, porque afirman que fueron amenazados y recibieron ofensas de los militantes del FSLN que controlaron los Centros de Votación, CV.

Estos jóvenes se están organizando bajo el nombre de “Fiscales indignados”, demandan la destitución del presidente y magistrado del Consejo Supremo Electoral, CSE, Roberto Rivas Reyes.

Sergio Miguel Jarquín, de 20 años de edad, relató que en la JRV 0222, ubicada en el CV 0221, de El Viejo, Chinandega, no se le permitió participar de todos los procesos que implica la constitución de la JRV, y cuando confrontó a la coordinadora del CV, fue intimidado con un “ejército” de jóvenes que se mantuvo todo el tiempo rodeando el lugar de votación y que caracteriza como “turbas orteguistas”.

Jarquín asegura que desde el inicio no le permitieron contar la cantidad de boletas de la JRV y al final del proceso tampoco le dejaron contar la cantidad de boletas sobrantes, lo que según él, implica la posibilidad de usar ese material para marcarlo a conveniencia de los sandinistas, que “a todas luces controlaron esa JRV”.

Fiscales del PLI estuvieron solos defendiendo el voto

Jarquín asegura que estuvo solo en la defensa del voto, porque los fiscales de las alianzas Liberal Nicaragüense, ALN, y Alianza Por la República, APRE, apañaron todo el proceso irregular sin reclamos.
“Uno de los fiscales de la ALN me dijo que si yo no me callaba me iba a romper las ta… porque yo reclama constantemente”, relató el joven de 20 años.
Igualmente, José Orlando Pilarte, de 21 años, quien participó como fiscal de la Alianza PLI en el CV

“Primero de Mayo” en Managua, asegura que la JRV donde fiscalizó, estaba constituida por “partidarios del FSLN”, que “eran amigos, hermanos, padre y madre, todos conocidos en el lugar donde vivo”.

Pilarte relató que durante el proceso electoral llegaron a votar personas que no correspondían a la circunscripción del CV, pero los anotaban en las “hojas anexas”, a las que incluso mandaron a sacarles copias, para hacer votar a “tanta gente que llegó a votar sin aparecer en el Padrón Electoral”.
Mario Isaís Tórrez, de 22 años, es otro de los jóvenes fiscales que fue testigo de cómo llegaron a votar menores de edad al CV Primero de Mayo, pero también asegura que hubo personas que votaron dos veces y “hasta los muertos votaron”, afirma.

 

Anulación total de las elecciones
Estos tres testimonios forman parte de un patrón que encaja con otros relatos de fiscales que se están organizando, para crear el grupo de los “Fiscales indignados”, quienes exigen la anulación total de las elecciones, nuevas leyes “claras” y el cambio de todos los magistrados del CSE.

“Nosotros no estamos defendiendo a un partido, sino que estamos defendiendo el voto del pueblo de Nicaragua, queremos elecciones nuevas con Consejo nuevo, porque no podemos estar en otra elección bajo el mando de Roberto Rivas, que es un magistrado de facto y que viola Ley…”, dijo Sergio Miguel Jarquín, originario de El Viejo, Chinandega.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus