•  |
  •  |

No existe la posibilidad de que las organizaciones civiles se reúnan en un partido político, por más que mantengan una posición de cuestionar y criticar al gobierno al punto de ser consideradas “opositoras”, aseguran los miembros de la Coordinadora Civil, CC, sin embargo, Azahalea Solís, miembro del Movimiento Autónomo de Mujeres, MAM, y una de las caras visibles de las organizaciones críticas al gobierno, manifiesta que la creación de nuevos partidos políticos es una necesidad que se ha planteado en las asambleas ciudadanas, pero aún no está en una agenda inmediata.

Irving Dávila, especialista en temas de gobernabilidad y miembro de la Coordinadora Civil, CC, explicó que crear o respaldar un partido político implica fijarse una línea ideológica con la cual no todos los ciudadanos estarán de acuerdo, mientras que en la posición de sociedad civil, su misión es defender los derechos de todos los ciudadanos en general y tratar de que la población reconozca sus derechos y también los defienda individualmente.

No pretenden ser opositores
En ese sentido, Dávila aclaró que como organizaciones no pretenden ser opositores, pero acepta que son vistos así por cuestionar al gobierno.

“Nosotros no somos opositores, ellos nos han ubicado a nosotros en el rol de opositores… pero nosotros no tenemos contingentes como que fuéramos un partido político, simplemente convocamos, persuadimos a la gente, acompañamos a la gente en los procesos de participación, ese es el rol nuestro”, asegura Dávila.

Admitió que las personas dispuestas a mostrar su inconformidad en las calles “no son muchas”, pero también recordó que la toma de conciencia de la gente es un proceso.

Cuando Somoza “no éramos muchos”
“Cuando luchamos contra la dictadura de Somoza con represión militar, estado de sitio, ley marcial, los que salíamos a la calle no éramos muchos, nos contaban con los dedos de las manos, pero en la medida en que se avanzó en la toma de conciencia de la ciudadanía eso cambió, porque los nicaragüenses somos una sociedad volcánica y la gente acumula y acumula…”, dijo Dávila.
Definitivamente, “la posición de la CC no será convertirse o respaldar un partido”, agregó.

“Se lucha por ser un país entero, no por ser un país partido”
Luisa Molina, vocera de la CC, afirmó que como organización tienen un principio de autonomía ideológica, económica, de los gobiernos, de los grupos de poder económico y de religión. “Porque Nicaragua es diversa, imaginate vos que nosotros nos articulemos con algún partido, solo va a ir un porcentaje de la población, yo no quiero eso, yo quiero que mi país sea integral”, dice Molina agregando que se “lucha por ser un país entero, no por ser un país partido”.

También opinó que las sociedades son eternas, pero los partidos no, y en ese sentido consideró que como CC ya están “apuntando a la reforma de la Ley Electoral, para que se vuelva a introducir la suscripción popular”.

Necesidad de nuevos partidos

Por su parte, Azahalea Solís manifestó que la ciudadanía ha planteado la “necesidad” de hacer una reingeniería de los partidos políticos, lo cual pasa por crear nuevas organizaciones políticas, “verdaderamente democráticas”, pero aclara que es un tema que aún no está en agenda.

Solís expresó que actualmente el objetivo de las organizaciones críticas de la administración de Daniel Ortega, es mantener el rechazo alrededor de las recién pasadas elecciones. Igualmente expresó que no pueden actuar de otra forma frente a este gobierno, mientras no respeten la Constitución Política, violen el Estado de Derecho y la democracia. “Estamos obligados a estar en aceras opuestas”, dijo Solís al explicar su posición de opositores.

Recordó que la idea de reconstruir los partidos políticos o crear otros “verdaderamente democrático” nació en asambleas de la Unión Ciudadana por la Democracia, UCD, pero es un tema que aún no está en agenda.