•  |
  •  |

El analista político Carlos Tünnermann Bernheim considera que en Nicaragua las personalidades jurídicas se dan y se quitan de acuerdo a los intereses políticos, por lo cual “duda” de la resolución de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, que dejó sin efecto la disposición del inciso “b)”, numeral 17 del artículo 10 de la Ley Electoral 331, que cancelaba la personalidad jurídica de los partidos políticos que no obtuvieran el 4% de los votos.

Debido a la inaplicabilidad de esta disposición, los partidos políticos que no obtuvieron el 4% de los votos válidos en la recién concluidas elecciones nacionales, conservarán su respectiva personalidad jurídica, que es el caso de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, y de la Alianza Por la República, APRE, que no obtuvieron ni el 1% de los votos.

¿Es esa la intención?
Aunque Tünnermann manifiesta que es saludable esta medida que favorece el pluralismo político, considera que si esa fuera la intención de la CSJ, también se debió dejar inaplicable el inciso “c)” del mismo artículo, que cancela la personalidad jurídica de los partidos que integran alianzas que no obtuvieron el 4% de los votos y solo la conserva el partido que encabeza la alianza.

“Si lo que se quiere es favorecer el pluralismo político, entonces debería de aplicarse la no aplicabilidad tanto al inciso ´b)´ como el ´c)´, para tratar a todos los partidos con el mismo criterio”, razonó Tünnermann.

Sin embargo, el analista político opinó que en Nicaragua las personalidades jurídicas se dan y se quitan de acuerdo a los intereses políticos del partido de gobierno Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN.

Tünnermann dijo que probablemente ahorita no estén muy interesados en quitarles la personalidad a la ALN ni a la APRE, porque abonan a “mantener la división”.

“Esos partidos le fueron útiles en las elecciones recién pasadas, entonces no están interesados en quitarles (la personaría), porque sería como castigarlos, a pesar de que no sacaron ni el uno por ciento”, afirmó.