•   Corresponsal END / San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |

Lo que inició como una protesta por la reelección de Daniel Ortega, por unos siete nicaragüenses radicados en Costa Rica, terminó en una trifulca donde un simpatizante liberal le asestó un golpe en la mandíbula a un seguidor del FSLN.

Todo empezó cuando la mañana de ayer, miembros del llamado Bloque de Organizaciones Migrantes Nicaragüenses en Costa Rica, llegaron frente a la Embajada de Nicaragua en San José, a protestar con un híbrido de peticiones o señalamientos.

Pidieron cedulación en el exterior, desconocer los resultados de las pasadas elecciones y protestaron por la construcción de la carretera tica en la frontera, cerca del nicaragüense río San Juan.

A la mandataria Laura Chinchilla le pidieron desconocer la reelección de Ortega, y según ellos, el reclamo de Nicaragua en el litigio fronterizo, se debe a una cortina de humo de Ortega para tapar las denuncias de fraude.

Reclamos por cédulas

Nos cansamos de ser democráticos con el Gobierno de Nicaragua y reclamar las cédulas y pasamos a lo que ellos quieren  que pasemos, a la lucha simplemente eso, ya cuantas cosas hemos hecho para que nos entreguen los documentos si es nuestro derecho”, dijo Gerardo Sánchez, uno de los protestantes.

Los ánimos se caldearon cuando un simpatizante del FSLN tomó el micrófono que sostenía un liberal, para mencionar las mejoras en la Embajada de Nicaragua y las buenas acciones del gobierno sandinista. Luego de una discusión, el nicaragüense José Ramón Gutiérrez, simpatizante de Fabio Gadea, le asestó un golpe a su contrincante.

Quien recibió el golpe fue Gonzalo Mendiola, retirado del Ejército, quien amenazó con entablar una demanda.

Reacciona embajador
Por su parte, el embajador de Nicaragua, Harold Rivas, denunció la manera hostil en la que llegaron los manifestantes. “Piden paz y se pasaron de la raya. Pidieron muerte al orteguismo, muerte a Harold Rivas Reyes, muerte a Roberto Rivas, dijo el embajador.

“Responsabilizo a Gerardo Sánchez y a José Ramón Gutiérrez de lo que me pase a mí y a mi familia”, añadió.

Según el diplomático, estas dos personas antes se beneficiaron de la gratuidad de servicios del consulado, sobre todo Sánchez, de quien asegura estafaba a los nicaragüenses en Costa Rica y por eso dejaron de colaborarle. El aludido, negó tales acusaciones.