•  |
  •  |

Si las gavetas hablaran
La Asamblea Nacional prácticamente cerró el miércoles el período de sesiones, pues ayer ya no hubo actividad en el plenario. La iniciativa de “Declaración de fraude” de los comicios del pasado seis de noviembre quedó literalmente engavetada en la Primera Secretaría del Parlamento en espera de “mejores vientos políticos” que seguramente no llegarán dando el control absoluto que tiene el Frente Sandinista para el próximo período legislativo.

La acción se vio más como un “golpe de imagen”, pues con el poco tiempo que restaba de labor legislativa era imposible que se obtuviera un resultado real considerando, además, que muy pocos diputados del PLC asistieron a las dos últimas sesiones (29 y 30 de noviembre); otra tanto hicieron los legisladores de la BDN que tampoco estaban completos.

Pero también el Frente Sandinista conserva aún la mayoría suficiente de diputados como para rechazar la declaración. En el documento, la oposición hacía un recuento de las irregularidades y anomalías del pasado proceso electoral, al tiempo que exigía la realización de una auditoría de los resultados de los comicios del 6 de noviembre “junta por junta”.

A vaciar la gaveta
Seguramente el próximo primer secretario tendrá mucho trabajo “vaciando” las gavetas de todas aquellas iniciativas presentadas por la oposición a lo largo de estos cinco años y que eran propuestas de leyes de tipo político, más que jurídicos, todas irán, seguramente, al cesto de la basura, igual que la Declaración de fraude.

Entre esas iniciativas están una ley que obligaría al presidente Daniel Ortega a utilizar la actual Casa de los Pueblos como “despacho presidencial”; otra de las iniciativas versaba sobre declarar fraudulentas las elecciones municipales del 8 de noviembre de 2008 y, por ende, el desconocimiento total de todas las autoridades municipales electas en esos comicios y la correspondiente realización de una nueva elección.

Igual suerte correrá la iniciativa de ley que pretendía obligar a la primera Dama, Rosario Murillo, a respetar los símbolos patrios y eliminar de los documentos oficiales, el famoso “escudo sicodélico” que ella inventó y que, incluso, se estampaba en las iniciativas de ley que el presidente Ortega enviaba a la Asamblea Nacional.

Otra iniciativa promovida por la oposición contemplaba anular el Decreto Ejecutivo 03-2010, mediante el cual el presidente de la República, Daniel Ortega, prorrogó en el cargo a 25 funcionarios públicos, incluyendo a los 10 magistrados del Consejo Supremo Electoral, a los controlares y cuatro magistrados de la Corte Suprema de Justicia, entre otros.

Una iniciativa de ley más pretendía anular la resolución 504 del 19 de octubre de 2009, emitida por la Sala Constitucional de la Corte Suprema y con la cual se declaraba inaplicable el artículo 147 de la Constitución Política, el que establecía la prohibición de la reelección presidencial continua.