•  |
  •  |

La política y la economía tienen una relación fuerte pero peligrosa. Conviven mientras ambas se enrumben en la misma dirección pero no cuando una lleva a la otra por el camino equivocado. Nicaragua pasó por unas elecciones altamente criticadas, aunque a nivel internacional se trate con “diplomacia”, las palabras “consecuencias” o “medidas” siguen en el ambiente de la cooperación internacional, y en medio de los intereses políticos y económicos: los nicaragüenses.

Para el analista Oscar René Vargas los problemas políticos nacionales y las crisis económicas mundiales tienen una repercusión en la cooperación internacional. Puso el ejemplo de cómo luego de las elecciones municipales del 2008 tan o más criticadas que los comicios del pasado seis de noviembre fueron un punto de partida para el retiro de algunos países cooperantes.

Crisis y elecciones del año 2008
“La elección municipal del 2008 coincidió con la crisis económica internacional, con la quiebra del banco Lehman Brothers, de los Estados Unidos, la crisis inició en septiembre del 2008 y las elecciones fueron en noviembre del mismo año”, explicó Vargas.

Indicó que hay varias causas que van a limitar la cooperación con Nicaragua y una de ellas es la crisis económica internacional, expresada fundamentalmente en Europa y que repercute en los Estados Unidos. “Estos dos efectos Estados Unidos, Europa, tendrá su influencia en los montos tradicionales y no solo en los bilaterales sino también en los montos de la comunidad europea”, dijo.

Vargas aclaró que existe cooperación bilateral que hacen los países europeos directamente con Nicaragua y el apoyo que como Unión Europea, UE, dan a la región.

“El factor político de las elecciones del 2008 acentuó o justificó el retiro de la cooperación bilateral. Eso se expresó en Dinamarca, Holanda, Noruega y una serie de países”, sostuvo Vargas.  

El mensaje de la UE
Añadió que las elecciones del pasado seis de noviembre y lo que diga el informe final de la misión de la Unión Europea, va a tener una repercusión, lo que fundamentó con el discurso de Mendel Goldstein, embajador saliente de la Unión Europea para Nicaragua, Centroamérica y Panamá. “Él no está diciendo que van a cerrar la embajada de la Unión Europea, lo que está diciendo es que posiblemente van a disminuir los montos de la cooperación. De una manera diplomática lo está diciendo”, analizó.

Estados Unidos con el carro encendido
Consideró que en el caso de Estados Unidos las medidas no serán tan bruscas como el retiro de los países que cortaron el apoyo y retiraron las embajadas, sino que se está dando un primer paso.

Catalogó las declaraciones del encargado de Negocios de la Embajada Americana, Robert Downes, la audiencia en el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes de EU y las opiniones del exembajador Robert Callahan, como la primera banderilla que se pone y esperan que en Nicaragua no se sigan cometiendo errores, como hacer las elecciones municipales con el mismo Consejo Supremo Electoral, CSE.

“Las burocracias estatales no son rápidas para actuar, son lentas. Esto es como que encendiste el motor y vas a acelerar o disminuir, dependiendo de la carretera que vayas a recorrer. Si te ponen obstáculos como reformar la Ley Electoral, cambiar el CSE parcial o totalmente, si permitís en las próximas elecciones la observación electoral, evidentemente estás poniendo obstáculos para que el carro no vaya corriendo rápido”, explicó Vargas.

Piensa que EU calcula que los errores se van a cometer y por ello preparan todo para en uno o dos años tomar las decisiones más radicales.

Un escenario cruel de 2012
“Cuál sería la culminación, que Obama pierda las elecciones del 2012, junto a las elecciones municipales de aquí. Si pierde y aquí cometemos una serie de errores, vas con el carro acelerado para que el próximo presidente actúe sobre lo que Callahan propuso en su escrito”, consideró Vargas, haciendo referencia a un artículo del exembajador.

En el escrito Callahan propone: condenar el “fraude” y sus actores, no reconocer la victoria de Ortega; denunciar el fraude y sus resultados ante la OEA; parar el nombramiento de un embajador y que el encargado de negocios siga dirigiendo la embajada (como está ocurriendo actualmente) y retener las dos “waivers” para impulsar la suspensión de programas de cooperación y vetar a Nicaragua para que no aplique a préstamos internacionales.

Según Vargas, estas declaraciones de Callahan son acciones a largo plazo, pero en su intervención ante el Comité de Relaciones Exteriores al decir que se siga apoyando a Nicaragua, pero que estén preparados para retirar el apoyo y la embajada, lo que quiso decir fue: “montémonos en el carro y tengámoslo encendido”.

El discurso de Ortega podría empalagar
¿Cómo calza el discurso del “capitalismo salvaje” y el “imperialismo yanqui” del presidente Daniel Ortega en este carro encendido que tiene EU? Para Vargas los norteamericanos, hasta él ahora, manejan bien el discurso de Ortega, pero en un momento determinado se podría sumar a las justificaciones de las “consecuencias” a las que hizo referencia el encargado de Negocios de la Embajada de los EU en Nicaragua.

“Si este discurso se mantiene y se acelera la cosa, evidentemente va a ser otro elemento más para justificar acciones de los Estados Unidos. Hoy no tiene repercusión, pero mañana sí le pueden dar otro contexto. Están dejando abiertas las puertas por todos lados para ver de qué lado se van a mover de aquí a noviembre del 2012”, sostuvo Vargas.

Entre republicanos y demócratas
Los intereses políticos además de las crisis económicas se dejan ver en las discusiones que los senadores están teniendo sobre Nicaragua, sobre todo en la audiencia: Democracia secuestrada en Nicaragua: Parte I, donde la pregunta fue “qué hacemos con Nicaragua”, que deja claras las dos posiciones: una que apoya el mantener la ayuda a Nicaragua aunque con un enfoque diferente y otra que dice que es mejor prepararse para en un futuro retirar la cooperación y las relaciones diplomáticas.

Combate al narcotráfico en agenda
Consideró que una ventaja para no perder este apoyo es que Nicaragua es un país seguro que ha destacado por la lucha contra el narcotráfico, lo que explicaría porque el presidente de los Estados Unidos Barack Obama nominó a Phyllis Powers, como embajadora en Nicaragua, ya que es especialista en este tema y tiene una “visión global”.

“Además de ser especialista en narcotráfico, tiene una visión más global, como Callahan, que ha estado en África, Rusia, en América Latina, habla bien español, estuvo en Colombia. Significa que es una persona que va a venir a ver a Nicaragua dentro del contexto de la situación mundial”, agregó Vargas.

Recordó que cuando esta decisión llegue al Senado será una prueba más y mostrará si “los republicanos van a seguir metiendo el pie a Obama”, porque es una nominación del presidente.

En declaraciones anteriores a El Nuevo Diario, Vargas aseguró que “en el peor de los casos”, están en juego 270 millones de dólares, pero no cree que se retire la Embajada de EU ni que las “consecuencias” de las que se habló sean en el próximo año.

Pelota está en la cancha de Ortega
Con un panorama en que Nicaragua fortalece la integración de Centroamérica y garantiza a los EU estabilidad en la región, Vargas consideró “que la pelota está en la cancha” del gobierno de Ortega y si no la contesta o devuelve mal será su error.

Argumentó que EU tiene un temor en el caso de Nicaragua, porque a diferencia de Haití no pueden controlar la pobreza, porque Nicaragua no es una isla.

“Si este país lo obligas a ser más pobre, a ser un país inestable la media se sube y la región se desintegra en cuanto a las articulaciones de poder y entonces el narcotráfico puede empezar a controlar, sino es que ya los tienen controlados a algunos países centroamericanos o reforzar esos controles. Los gringos también piensan en ello y es por eso que la Policía y el Ejército para ellos son estratégicos. Ahí es que tienen que sopesar cómo actuar. Esto es el inicio porque deben ver de qué manera van a actuar”, aclaró Vargas.

Domesticar a Ortega
Si a este panorama se suma que el presidente Daniel Ortega cuenta con un apoyo de cerca de 500 millones de dólares provenientes de Venezuela. Los cambios en las relaciones entre Nicaragua y EU dependerán de diversos factores, uno de ellos es la falta de liderazgo en el país. “Votamos a Ortega y que viene el desmadre, no, no, no, dejemos a Ortega. Ellos no tienen alternativa, la alternativa que tienen es domesticar a Ortega”.

El nuevo enfoque
Tanto Goldstein de la UE, como Downes de los EU, hablaron de un cambio en el enfoque de la cooperación; el primero aseguró que se discutirá en un diálogo con el gobierno y el segundo que mantendrán el apoyo a los nicaragüenses, pero de una manera diferente, lo que puede significar que no será un apoyo a través del gobierno.

“Ellos piensan hacer cooperación bilateral directa con las comunidades. No van a dejar que la cooperación pase por el gobierno, sino que vaya directamente. Alemania retiró su cooperación a diez municipios, porque el gobierno les dijo que no podían hacer cooperación directamente, eso pasó el año pasado, pero aquí hay cosas que pasan y a veces nos olvidamos”, afirmó Vargas.

UE y la crisis económica
De acuerdo a Mendel Goldstein, Embajador saliente de la UE en Nicaragua, la discusión con el gobierno después de las elecciones del 2008 no fue nada fácil.

“Ya habíamos suspendido una parte de la cooperación, como consecuencia de las elecciones municipales y se trató un poco de lanzar el diálogo con el gobierno para ver qué hacemos después de esta suspensión, porque no queríamos penalizar a la población por lo que nosotros habíamos considerado una irregularidad en las elecciones municipales de noviembre 2008”, recordó Goldstein.

Confirmó que en el diálogo que tendrá el nuevo embajador, Francisco Javier Sandomingo, un factor que no pueden negar es el grave problema financiero por el cual atraviesa Europa.