•   Managua / PRENSA LATINA  |
  •  |
  •  |

Estados Unidos intentará bloquear el desarrollo de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, Celac, pues su visión dista de la política continental de la nueva entidad, advirtió ayer el diputado Jacinto Suárez.

Para el también secretario de Relaciones Internacionales del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, la inconformidad del país norteño responde a la amenaza que representa la Celac para sus intereses, defendidos por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Durante una comparecencia transmitida por el programa Estudio TN8 de la televisión nacional, Suárez recordó que la Organización de Estados Americanos, OEA, se fundó bajo una concepción panamericana nacida con la Doctrina Monroe de Estados Unidos, en la cual América es vista como una unidad geográfica.

Sin embargo, la Celac busca hoy la integración latinoamericana y caribeña bajo nuevos parámetros políticos y económicos, precisó.
Con la participación de 33 países de América Latina y el Caribe, el 2 de diciembre último quedó fundada la Celac en Caracas, Venezuela.
El también vicepresidente del Parlamento Centroamericano, Parlacén, expresó que la creación de esta Comunidad no es un esfuerzo improvisado, pues desde los años 80 del pasado siglo se formó el Grupo de Contadora como un mecanismo de concertación política para resolver los conflictos.

De esa organización devino el Grupo de Río, cuya ampliación es ahora la Celac, opinó.

“El porvenir de la OEA lo veo muy débil e incierto, porque la concertación política y la integración, de gran interés para América Latina y el Caribe en general, no son temas de la OEA”, explicó el dirigente.

Según Suárez, las economías latinoamericanas, particularmente las más pequeñas, verán en la Celac una organización que les permitirá acceder a financiamientos y créditos para su desarrollo.

El diputado observó que los países del primer mundo atraviesan una crisis que tiende a contraer sus ayudas hacia otras naciones, lo cual suprime la cooperación y favorece la rapiña, el egoísmo, visto en la búsqueda de cómo llevarse recursos para salvar sus propias crisis.
Contrario a eso, indicó, los países latinoamericanos han visto la necesidad de juntarse y defenderse de esa rapiña.