•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • END

Los diputados electos por el Partido Liberal Independiente, PLI, asumirán los escaños que les corresponden en la Asamblea Nacional y hasta ya tienen nombre para su grupo parlamentario: “Bancada de la Dignidad”; quien no lo hará es su excandidato a presidente, Fabio Gadea Mantilla, pues insiste en que él ganó las elecciones generales del pasado seis de noviembre.

Gadea Mantilla leyó un mensaje al pueblo nicaragüense de parte del Consejo Político de la extinta alianza PLI, el cual pone fin al dilema que enfrentaban desde que el Consejo Supremo Electoral, CSE, publicó los resultados definitivos de los comicios.

“Para la alianza PLI, la incorporación de los diputados electos ante la Asamblea Nacional es un instrumento más de lucha, porque a ellos les corresponde denunciar los abusos y ser la voz del pueblo demócrata, a quien le negaron el derecho a elegir a su Presidente y un número mayor de diputados”, reza el comunicado.

“Entregarle al orteguismo las diputaciones que no se pudo robar, para que las reparta con su socio del pacto, es solamente contribuir a su proyecto dictatorial”, agrega.

Participación bajo riesgo
Los dirigentes de esta fuerza política admiten en el documento que decidieron participar en las elecciones nacionales, aún cuando tenían “plena conciencia de los riesgos y limitaciones de participar en un proceso electoral viciado con la candidatura inconstitucional de Daniel

Ortega y dirigido por un Consejo Supremo Electoral de facto bajo el absoluto dominio del orteguismo”.
Sin embargo, aseguran que lo hicieron “para dar a los nicaragüenses una esperanza real de defender cívicamente la paz y la libertad del país”.

Gadea Mantilla justificó su decisión de no asumir la diputación a la cual tiene derecho por haber obtenido el segundo lugar, señalando que él ganó la Presidencia de la República, pero que se la arrebataron.

En el comunicado los dirigentes del PLI aseguran que no reconocerán legalidad ni legitimad a cualquier cambio constitucional o de rango constitucional que no sea producto de un consenso nacional.

“La alianza PLI va a librar esta lucha cívica por la libertad, utilizando todos los espacios que establece nuestro sistema democrático (…) los demócratas en los partidos políticos, la sociedad civil, la empresa privada, los movimientos juveniles y los gremios, debemos iniciar un amplio diálogo para articular una estrategia”, indicaron en el comunicado.

En ese sentido, al diputado Eduardo Montealegre se le consultó cuál será la posición del  PLI frente a la conformación de instituciones y poderes del Estado como la Corte Suprema de Justicia, CSJ, y el CSE, a propósito de que magistrados sandinistas ya han planteando cuál será la correlación de fuerzas.

Gadea Mantilla contestó que en política “no se pueden dejar espacios vacíos”, pero Montealegre aclaró que será un proceso que llevarán a cabo con la sociedad civil y el sector privado “para tener las voces que el pueblo quiere que los represente”.