•  |
  •  |

A raíz de la realización de la cumbre funcional de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, Celac, algunos aseguraron que los mandatarios tienen intención de sustituir a la Organización de Estados Americanos, OEA. No obstante, la especialista en derecho internacional, Jacqueline Gómez, explicó la diferencia entre ambos organismos y las razones de por qué no se puede hablar de un remplazo de uno sobre el otro.

De acuerdo a una nota publicada por El 19 Digital los embajadores Alfredo Murga, de Venezuela; Alexis Bandrich, de Cuba; Carlos López Damm, de Ecuador; Rosa Edilia Vizcaya, de Nicaragua; y María Teresa Lavayen, cónsul general de Bolivia, realizaron una rueda de prensa conjunta en la que atacaron la política de la OEA.

“La OEA se está muriendo de causas naturales y ha perdido su vigencia histórica”, sentenciaron ayer los embajadores de Venezuela, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Bolivia.

El presidente Daniel Ortega describió la Celac como un organismo de integración que contribuirá con el equilibrio político de las Américas y el mundo. “Desde ahora, podemos decir que la Celac es un freno a las políticas hegemónicas de los Estados Unidos y sus aliados europeos”, afirmó.

Jacqueline Gómez explicó que la Celac es un organismo que agrupa a 33 países. A diferencia de la OEA, en esta no participa Estados Unidos ni Canadá, y sí lo hace Cuba.

Objetivos diferentes
Gómez aclaró que en la práctica hasta el momento no se han creado organismos paralelos con las mismas competencias.

Indicó que los objetivos de la Celac y la OEA son diferentes. Gómez señala que hasta donde se han manifestado los mandatarios, los intereses del primero son económicos y se ha caracterizado por ser un foro político, distinto a lo que se realiza en la OEA.

“Siento que los objetivos que persigue el Celac es la incorporación o el análisis de ámbitos meramente económicos. En el caso de la OEA, es un ámbito más general; se pueden discutir cualquier tipo de temas y están sus organismos que tienen un trabajo que no vas a poder sustituirlo fácilmente. Es rectora de organismos muy importantes como la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos”, aclaró Gómez.

Remarcó que para que la Celac se convierta en un organismo como la OEA debe suscribirse por los Estados miembros, constituirse como un instrumento internacional interestatal y tener organismos permanentes que ejecuten sus funciones.

“Si creamos un organismo internacional, lo tenemos que dotar de competencias; la OEA tiene competencias bastante generales”, afirmó Gómez.

Sobre la Celac, la especialista consideró que los países pretenden resolver conflictos económicos. “Llaman a un tema de integración económica de los Estados.

La OEA no es una instancia de integración, sino de cooperación”, dijo.
Detalló que para sustituir a la OEA todos los Estados negociadores de la Carta de Bogotá deben sentarse a la mesa como miembros de la OEA y sustituirla y decir que se va a llamar de otra manera.

“La otra alternativa es que todos los Estados denuncien la Carta de Bogotá, que es otra forma de salirse de un organismo internacional, dejar solo a Estados Unidos y es imposible que un organismo internacional funcione con un solo Estado”, remarcó Gómez.

Recordó que los procedimientos de los tratados dicen cómo retirarse, pero en ese caso hay que recordar los deberes de los Estados miembros.