•  |
  •  |

El exvocero del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Leonel Teller, volvió a criticar ayer al excandidato presidencial Arnoldo Alemán, al señalar que mientras no haya un “verdadero cambio” dentro de su partido y mientras no sean las bases del PLC  las que elijan a sus nuevas autoridades, el PLC seguirá en “cuidados intensivos”.

“El PLC está en cuidados intensivos en este momento, y cuando uno entra en cuidados intensivos solo hay dos cosas: o morís o salís vivo. Yo quiero ver a mi partido salir vivo, pero para salir vivo y ser una opción viable, se debe escuchar a las bases”, señaló Teller, luego de ser condecorado como hijo dilecto del Movimiento Unido de Transportistas Nicaragüenses, Mutranic.

El concejal liberal considera que Alemán puede de-sempeñar un papel muy importante  “siempre y cuando juegue su propio rol y ceda el bastón para un relevo generacional”. Teller cree que haciendo esto, el líder liberal será aplaudido por sus correligionarios y todos los ciudadanos nicaragüenses.

Con el dedazo no se avanza
Teller opina que un aspecto “muy delicado” que podría obstaculizar la renovación del PLC es el famoso dedazo que se pueda dar al elegir a las nuevas autoridades del Comité Ejecutivo Nacional, CEN.

“Si aquí se comienza a manosear y a poner de dedos a los convencionales y a quitar los convencionales -que ellos quieren-, sin que se cumpla con los requisitos que establecen los estatutos, puede ponerse en peligro la personalidad jurídica del PLC”, afirmó Teller.

El concejal capitalino dice que le han llamado líderes locales del PLC de los departamentos del país, quienes le han exteriorizado que si en el partido hay manipulación con los convencionales para elegir a las nuevas autoridades del CEN, están dispuestos a impugnarlos ante el Consejo Supremo Electoral, CSE, por violaciones a los estatutos internos del partido.

Base son los dueños
“Los dueños del partido son las bases, son los líderes de la comarca, de los barrios… esa gente que fue abandonada, nuestros fiscales y los líderes, por culpa del jefe de campaña y de los asesores, quienes solo pensaron en su salario, en sus contratos, en sus gastos y dejaron abandonados a nuestros líderes, y nuestros líderes tuvieron que abandonar las urnas por falta de avituallamiento (alimentos)”, criticó Teller.

Teller lamenta el castigo que le ha impuesto su partido por criticar a sus correligionarios. “Es lamentable que cuando hay una autocrítica el partido te castigue y eso te quiere decir que no hay una verdadera voluntad de hacer transformaciones como debe de ser”, señaló.