•  |
  •  |

El presidente Daniel Ortega fue escogido como el personaje del año en un sondeo que realizó EL NUEVO DIARIO entre sus ciberlectores, del 17 al 22 de diciembre. Después de que los ocho nombres fueron propuestos por analistas políticos que son consultados con frecuencia por este Diario, cuyo sitio web recibe entre 50 y 55 mil visitas diarias.

El mandatario obtuvo el 39.71% de los votos de los participantes, y lo sigue la jefa de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, con 31.14%; la primera dama, Rosario Murillo, con 20.55%; y el excandidato presidencial, Fabio Gadea Mantilla, con 5.45%.

Más abajo están el obispo auxiliar, Monseñor Silvio Báez, con 1.06%; el dirigente juvenil, Jairo Contreras, con 0.84%, la defensora de derechos humanos, Vilma Núñez de Escorcia, con 0.83%, y el excandidato liberal, Arnoldo Alemán, con 0.41%.

Tales resultados contrastan con encuestas de firmas como M&R y Cid Gallup, en las que la jefa policial ha mantenido el primer lugar, a la hora de votar por las personalidades con mayor simpatía en el país.

En una encuesta de M&R, de agosto pasado, Granera punteó con un 79.5% de la opinión positiva, y Murillo superó con 51.5% a Ortega, que alcanzó el 45.8%.

¿Por qué?
Se podría decir que este fue el año de Ortega. Durante todo 2011, encuestadoras independientes lo perfilaron como favorito en los comicios nacionales, con preferencias de votos que superaban el 45 y 50%, y al final logró la reelección con un 62%, pese a haberse postulado por medio de un polémico fallo de la Corte Suprema de Justicia.

En el caso de Granera, parece que las críticas de analistas y de políticos de oposición que la señalan de estar muy sumisa al Ejecutivo, no han calado en la opinión pública, sino que ha privado el hecho de estar al frente de la institución que a nivel regional es la más efectiva en el combate al narcotráfico.

Gadea Mantilla representó la voluntad de miles de nicaragüenses que querían enfrentar al presidente Ortega en las elecciones generales. No logró derrotarlo, pero obtuvo un segundo lugar con un 31% de los votos.

Quien probó la misma suerte, pero no tuvo los mismos resultados, fue Alemán. Durante la campaña electoral criticó sin parar a su consuegro, y al final de la contienda solo obtuvo un 5.91 por ciento de los votos, con lo que algunos analistas declararon su muerte política.