•  |
  •  |

El autodenominado Comando Patriótico Nicaragüense, Copan, que se declara alzado en contra de este Gobierno y se atribuye atentados y asesinatos en la Región Autónoma Nicaragüense, RAAN, realizó un pronunciamiento donde expresa su repudio al hecho de que los diputados electos por la alianza Partido Liberal Independiente, PLI, asuman sus curules en la Asamblea Nacional.

“Repudiamos la actitud irresponsable y antipatriótica de los diputados que dicen representar la democracia, al querer ocupar los escaños en la Asamblea, y que no son otra cosa más que prostitutas políticas que se venden y acomodan a la voluntad de la actual dictadura, burlándose de la voluntad del pueblo que generosamente con su voto los eligió”, reza un comunicado firmado por los dirigentes de dicho grupo, comandante Máximo, Emmanuel, Israel y José Luis.

Seguidamente, los instan a “seguir el ejemplo patriótico de Fabio Gadea”, quien no asumirá la diputación que le corresponde por disposición constitucional al haber quedado en segundo lugar, y les advierten que de no hacerlo “serán responsables de su desaciertos, porque los nicaragüense con nuestro respaldo, un día, les cobrarán la burla”.

“Zancudismo”
La dirigencia de la alianza PLI anunció el pasado 6 de diciembre que sus diputados electos de las listas de candidatos nacionales y departamentales, se integrarán al Parlamento, argumentando que lo utilizarán como una tribuna para denunciar las arbitrariedades de este Gobierno, y para plantear un programa de nación.

Sin embargo, para este grupo armado esa decisión es muestra de “politiquería barata” y de “zancudismo”. “Cuando se pudo hacer oposición no hubo resultados, ahora menos con 26 diputados”, señalan.

“Recordemos que no tuvieron la capacidad de reclamar el 9% de los resultados de las elecciones de 2006, ni el triunfo de la Alcaldía de Managua en 2008, menos de frenar la candidatura ilegal de Ortega”, agregaron en el comunicado que hicieron llegar ayer a la redacción de EL NUEVO DIARIO.

En el documento reiteran que desconocen los resultados de las elecciones nacionales, y, por tanto, la reelección del presidente Daniel Ortega.